La llegada de los smartphones, hace casi 20 años, cambió el mundo. Visto en perspectiva, el cambio fue para bien. Salvo por una cosa: la palabra smart. Inteligente. ¿En serio? Puede que un smartphone sea un teléfono inteligente, pero el problema surge cuando la palabra smart se usa como un comodín que sirve para todo. Pasa a ser sinómino de «le meto unos sensores y una conexión WiFi, y a ver si cuela«. Y así hemos terminado sufriendo el cepillo para el pelo inteligente, o los calzonzillos inteligentes que frenan el WiFi. Bienvenidos a nuestra selección de gadgets estúpidos que, aunque no lo creas, existen.

¿Cuál es la función de un gadget? Por definición, debería ser un dispositivo que nos haga la vida más fácil en un aspecto concreto. El problema es cuando el gadget se esfuerza por querernos crear una necesidad que no tenemos, o solucionar un problema que se soluciona antes sin el gadget.

No queremos ser irrespetuosos con las empresas que han ideado estos gadgets estúpidos que vamos a ver. Admiramos las ideas originales que se salen de la norma, y a fin de cuentas este es un artículo redactado en tono de broma. Pero hay veces en las que las ideas originales son, sencillamente, malas ideas. No basta con ponerle la etiqueta smart a un producto, y lanzarlo al mercado. Tiene que ser más útil de lo que ya existe. Sino no tiene ningún sentido. Aquí están, los 15 gadgets estúpidos que, aunque no lo creas, existen. Ver para creer…

La maleta que te sigue

Gadgets estúpidos

En el pasado CES 2019 nos llamó la atención la gran cantidad de maletas inteligentes, de diferentes marcas, cuya función más llamativa es que… te siguen. La maleta te sigue por el aeropuerto, allá donde vayas.

Es un prodigio de la tecnología y un hito en robots autónomos domésticos. Pero si vas añadir la capacidad de moverse y seguir a una persona a un objeto cotidiano, una maleta no parece la mejor opción. Los aeropuertos están llenos de gente, obstáculos, otras maletas en el suelo… Hay aglomeraciones, empujones, caos… ¿Hasta qué punto puede seguirte una maleta inteligente en un lugar lleno de gente, sin contar con los cacos dispuestos a apropiarse de cualquier maleta sin dueño

Quizá llamarlo gadget estúpido es un poco exagerado, pero tampoco parece demasiado práctico…

Los pantalones teclado

Gadgets estúpidos

Es cierto que los teclados de los portátiles a veces son demasiado pequeños para teclear deprisa. O a lo mejor has conectado el ordenador a la tele del salón y no tienes teclado inalámbrico, o es incómodo usar un teclado de plástico tumbado en el sillón.

En esos casos, un teclado portátil parece un idea bastante útil. Pero, ¿un teclado táctil en los pantalones? ¿En serio? Puestos a colocar un teclado en la ropa, se nos ocurren unos cuantos sitios mejores, antes que en la bragueta… Sin duda, uno de los gadgets estúpidos que más nos han sorprendido.

La caja para esconder el móvil

Gadgets estúpidos

The Pause Box es un invento israelí. Una caja para meter los móviles durante las comidas o las reuniones familiares. La caja bloquea la señal WiFi y las llamadas, para desconectar del móvil durante un rato.

La idea está bien pero… si quieres desconectar del móvil, ¿no es más sencillo (y más barato) poner el móvil en Modo Avión o, directamente, apagarlo?

La visera con ventilador

Gadgets estúpidos

En verano, a 40 grados a la sombra, una buena gorra es imprescindible para pasear por la calle, o divertirse en la playa o la piscina. Un ventilador en la gorra parece una buena idea. Pero si para colocarlo hay que hacer un agujero en la visera por donde además del aire, entra el sol, ¿qué sentido tiene?

Además el ventilador no es muy grande y se alimenta por unos paneles solares situados en la visera, así que intuimos que su potencia es escasa. Finalmente, el invento no favorece mucho. Pero no nos creas a nosotros, si quieres probar si funciona la puedes comprar en Amazon por apenas cinco euros… 

El cepillo de dientes inteligente con juegos para niños

Gadgets incomprensibles

Existen muchos cepillos de dientes eléctricos para niños. Lo que ya no es tan normal es el que el cepillo utilice una app en donde el niño puede jugar a videojuegos mientras se limpia los dientes. El cepillo posee sensores de movimiento, y puede usarlo como un mando de juego.

Quizá, en otras circunstancias, podría servir. Pero aquí tenemos un niño con un cepillo de dientes en una mano, dentífrico, babas, agua… ¿y un smartphone en la otra mano?

«Papá, me dejas tu carísimo móvil de mil euros para lavarme los dientes?«.

Ayyy….

El brazo sostiene-cabezas

Gadgets estúpidos

Nadie inventa como los japoneses. Claro que a veces se pasan de frenada y nos abruman y desconciertan con gadgets estúpidos como este brazo que te sujeta la cabeza mientras trabajas, cuando estás muy cansado.

Si un brazo de plástico te tiene que sostener la cabeza mientras trabajas… mejor pídete un día libre para descansar, o cambia de trabajo…

El lanzallamas de Elon Musk

Gadgets estúpidos

El precursor de Pay Pal, CEO de Tesla, fundador de Space X, y aspirante a Iron-man, Elon Musk, ha hecho muchas cosas ilógicas y absurdas últimamente. Pero la más incomprensible es, con diferencia, comercializar un lanzallamas. Perdón, un No-es-un-lanzallamas, su nombre oficial, ya que vender un producto que se llama «Lanzallamas«, está prohibido…

Solo en Ameríca se puede comprar un lanzallamas como quien va a comprar el pan, y así hemos visto cosas tan absurdas como usarlo para hacerse unas chuletas, encenderlo en una sala pequeña sin ventanas, apuntar al suelo y quemarte la cara o, como se ve en la foto, usarlo junto al cochecito de un recién nacido. ¿Por qué Elon, por qué?

El cepillo inteligente que te enseña a peinarte

Gadgets estúpidos

Este Entrenador de Cepillado es el primer cepillo inteligente del mundo. Posee un micrófono que detecta las ondas que emite el pelo cuando lo peinas, para detectar roturas, pelo frágil, y otros problemas capilares. Tiene también un giroscopio que detecta la fuerza y dirección del cepillo cuando lo usas, y vibración háptica que reacciona a tus movimientos.

Durante el proceso de peinado registra todos tus movimientos, y los analiza con una app del móvil. Después te dice si tu pelo está sano, y te muestra cómo debes peinarte, y por qué lo estás haciendo mal.

Gadgets que podrían estar en tu trastero con los que ganar mucho dinero

Es una información interesante pero, ¿realmente se necesita un micrófono, sensores de movimiento, vibración háptica, conexión WiFi, y pagar 200 euros por un cepillo, simplemente para que te diga cómo tienes que peinarte?

Calzoncillos anti radiación

Gadgets estúpidos

Ningún estudio científico ha demostrado que las emisiones electromagnéticas de los móviles tengan efectos negativos para la salud. Ni tampoco, que provoquen cáncer. Y aún menos, cáncer de testículos, o impotencia.

Aún así, hay varias marcas de ropa interior que venden calzoncillos que supuestamente protegen los testículos de las radiaciones del móvil. ¿?

El tenedor inteligente que te enseña a comer

Gadgets estúpidos

Aquí tenemos un tenedor inteligente dotado de sensores de movimiento que detecta el número de veces que te lo metes en la boca durante las comidas, y vibra cuando comes demasiado deprisa.

Se conecta a una app del móvil y te dice cuánto ha durado la comida, las veces que has usado el tenedor, la velocidad de masticación, o quien es el que mejor come de la familia. ¿Realmente necesitamos conocer estos datos, y pagar 125 euros por un tenedor, para aprender a comer mejor?

Las máscara anti cotillas

Gadgets estúpidos

Es cierto que resulta molesto tener que hablar por el móvil en el trabajo, o en el autobús, y que los demás escuchen tu conversación. Pero si la solución es ponerse una máscara que cuesta 200 euros y que te hace parecer una especie de Hannibal Lecter de El Silencio de los Corderos, o un bozal… no gracias…

Hushme es una máscara que te colocas en la cara. Te tapa la boca e impide que los demás escuchen lo que dices, ya que amortigua el sonido.

No creemos que alguien tenga el valor suficiente para salir con ella a la calle… O tal vez sí, porque ha obtenido la financiación necesaria en KickStarter…

 

Tortura facial

Gadgets estúpidos

Hay mujeres que tienen que hacer muchos sacrificios para estar guapas. Pero nunca habíamos visto nada parecido.

El Instrumento de Tortura Número 1 es una especie de labios de goma que sirven para hacer ejercicios bucales. Los labios ejercen un poco de presión, así que supuestamente ayudan a fortalecer los músculos faciales, para prevenir las arrugas. Lo tienes a la venta en Amazon, por 4 euros.

El Instrumento de Tortura Número 2 es una cinta elástica que aprieta y sujeta la barbilla. Supuestamente sirve para que no te salga papada, y para afinar el rostro. ¿Cuántas horas, días o años se necesitan para que produzcan el efecto deseado, si es que lo hacen?

El sujetador relleno… de vino

Gadgets estúpidos

Quizá presumes de deportista, de llevar una vida sana, o de no probar una gota de alcohol. Pero seguro que, de vez en cuando, te apetece beberte un vasito de vino, o un chupito de alcohol.

No hay problema. Con el Winerack 200-008 podras almacenar «hasta 25 onzas de alcohol» en el sujetador, y beber a morro por un tubo. Como dice la publicidad, «El Winerack: el mejor amigo de todas las chicas. Ahora usted puede beber lo que quiera, cuando quiera, donde quiera, sin complicaciones y por menos dinero«.

Un 2-en-1 que ensalza los pechos, y te levanta el ánimo los días de frío. Si te parece un chiste, no lo es. Lo puedes comprar en Amazon por 99 euros.

El patinete eléctrico para desayunar

No sabemos hasta qué punto esto es una broma, una maniobra publicitaria, o un invento real. Pero existir, existe. El patinete eléctrico con bol para desayunar incorporado.

Si algún día vas a llegar tarde al trabajo o al instituto solo tienes que coger el patinete, llenar el bol con un poco de leche y unos cereales, y desayunar de camino a tu destino. Eso sí, cuidado con las curvas…

El reloj que altera el tiempo

Gadgets

Rubato Clock es un reloj que, supuestamente, mejora tu productividad, alterando el tiempo a su antojo. Mejor dicho, utiliza un algortimo que hace que un minuto dure más que un minuto… o menos.

Imagina que vas a dedicar una hora a trabajar o a estudiar. Usando una app del móvil ajustas el reloj Rubato a la hora actual, y le dices el tiempo que vas a emplear. Rubato usa un algoritmo que hace que funcione más rápido al principio (los minutos pasan más rápido de lo normal), y más despacio al final, hasta que pasada esa hora, marca el tiempo real.

Supuestamente al correr más rápido al principio hace que te entre prisa por acabar la tarea, así que te pones a ello, aumentando la productividad.

El problema de este sistema, es que tu sabes que el reloj va más rápido de lo normal, porque lo has programado tú, así que si no tienes ganas de trabajar o estudiar, vas a decir: «No pasa nada, el reloj marca las 3:30 pero se que son las 3:20, aún tengo tiempo...», con lo que toda la teoría se viene abajo… 

Hemos visto 15 gadgets estúpidos que aunque no lo creas, existen. Pese a todo, no pierdas tu fe en la Humanidad… Algún día la necesitaremos…