4 motivos para tomarse en serio el ROG Phone (y uno para seguir siendo reticentes)

Servicio Tecnico provincia de Noticias

ROG (Republic of Gamers, la marca gamer de Asus) ha presentado esta semana su primer móvil gaming: el ROG Phone. Se trata de un móvil hecho por y para los jugadores, con unas especificaciones técnicas elegidas específicamente pensando en un uso intensivo jugando durante muchas horas. Pero, ¿qué aporta de diferente respecto a cualquier otro móvil de alta gama?

Móviles gaming hemos visto ya unos cuantos en los últimos meses: primero fue el Razer Phone, el smartphone de la archiconocida marca de accesorios para jugar, y hace poco llegó el Xiaomi Black Shark, una apuesta en la misma línea del fabricante asiático de moda. Los dos vienen a ocupar un segmento en el mercado que hasta hace poco tiempo ni siquiera existía, y ambos han venido también acompañados de ciertas dudas acerca de si realmente tienen algo diferenciador que ofrecer respecto a un Galaxy S9 de Samsung o un G7 de LG. Lo dijimos en nuestro análisis del Razer Phone, de hecho.

El ROG Phone es diferente. Nace en una marca que no solamente fabrica periféricos o accesorios, sino que se trata de un fabricante que bajo el paraguas de Asus da vida a ordenadores para jugar con modelos tales como el recientemente presentado ROG Strix Scar II. El propio móvil de ROG no presume solamente del último procesador o de gigas y gigas de RAM, sino que presenta argumentos de peso para colgarle la etiqueta de “gaming“: su diseño, su procesador, su interfaz… en cualquier caso, aun con todo eso puede que no sea suficiente.

Dado que se trata de un teléfono que ha despertado mucho debate en las redes, y ya que hemos tenido la oportunidad de pasar algunos minutos con él en el marco de la feria tecnológica de Computex de Taipéi (Taiwán), en este artículo os vamos a contar cuatro motivos para tomarse en serio el ROG Phone… y uno para seguir teniendo dudas acerca de todo eso de los móviles para jugar.

5. El diseño está realmente pensado para jugar

¿De qué sirve un móvil gaming si no puedes jugar en horizontal mientras estás cargando la batería porque el cable te molesta? ¿De qué sirve si el sistema de refrigeración se queda corto para un uso intensivo? ¿De qué sirve si, habiendo pagado una significativa cantidad de dinero, tienes un teléfono cuyo diseño está por detrás de cualquier gama alta del momento? Ahí ROG ha hecho un buen trabajo con el ROG Phone: su móvil resuelve todos y cada uno de esos problemas.

Desde el punto de vista de la refrigeración, la marca ha puesto toda la carne en el asador –nunca mejor dicho– para evitar que este terminal se caliente en exceso a la hora de jugar: tenemos un sistema de refrigeración de vapor que, a través de las placas de cobre que puedes ver en la parte trasera del móvil, se encarga de mantener bajo control la temperatura del dispositivo en todo momento.

Siguiendo con el diseño, estamos ante un móvil que como decíamos en los anteriores párrafos soluciona uno de los mayores quebraderos de cabeza de jugar con la pantalla en horizontal: la carga de la batería (y la reproducción de sonido a través de los auriculares). Hay dos puertos de carga USB Tipo-C en este dispositivo: uno en el lugar de toda la vida y otro en uno de los laterales.

De esta forma, lo que se consigue es que puedas tener el teléfono conectado a la corriente por cable sin que ello suponga molestia alguna a la hora de jugar en horizontal. Así ya no tendrás que hacer malabares para que el cable quepa entre los dedos (y si conectas el accesorio de refrigeración del que hablaremos más adelante, entonces también tendrás en el lateral la salida minijack de audio).

Por qué todos los fabricantes se interesan de repente por los móviles gaming

Pero hay más aspectos del diseño del ROG Phone que tienen un claro enfoque gaming. Están por ejemplo los gatillos ‘invisibles’: al más puro estilo de un mando de una consola, este terminal cuenta con dos botones virtuales en un lateral del dispositivo que permiten ejecutar diferentes acciones con tan solamente realizar una pulsación encima de ellos (no se ven, ya que funcionan a modo de superficie táctil).

Es interesante también que, a diferencia de la competencia, ROG no ha sacrificado el formato de la pantalla con la excusa de que se trata de un teléfono diseñado para jugar: tenemos el mismo panel de 18:9 (con altavoces estéreo, por cierto) con delgados marcos que podríamos encontrar en cualquier otro gama alta del momento.

  ROG Phone
Diseño 158,5 x 76,2 x 8,6 milímetros, 200 gramos
Pantalla 6″ AMOLED Full HD+ (2.160 x 1.080 píxeles)
Procesador Snapdragon 845 @ Hasta 2,96 GHz
Memoria y RAM 128/512 GB (no ampliable), 8 GB de RAM
Cámara 12 + 8 megapíxeles
Sistema operativo Android 8.1 Oreo
Batería 4.000 mAh
Precio Por confirmar

Además de que objetivamente hablando este móvil tiene un acabado de calidad (en la mano se siente como un terminal de alta gama, nada que envidiar al flagship de turno), sus medidas tampoco son como para echarse las manos a la cabeza: tenemos 8,6 milímetros de grosor que se suman a un razonable peso de 200 gramos (de alguna forma tenía que perjudicar al diseño la batería de 4.000 mAh). En lo que al largo y ancho se refiere, es tan grande como un Samsung Galaxy S9+.

4. Trae un ecosistema de accesorios a la altura del móvil

En la caja del ROG Phone, todos los usuarios que adquieran este teléfono se van a encontrar con una base de refrigeración externa que se coloca en la parte trasera de la carcasa y permite evitar cualquier sobrecalentamiento durante las jornadas de gaming más intensivas. Lo que no sea capaz de refrigerar el sistema de vapor, lo hará este accesorio con ventilador incorporado.

Lo interesante de este ventilador externo es que incorpora un puerto USB Tipo-C y un minijack, de tal forma que conectarlo al teléfono no supone renunciar en ningún caso a ninguna de estas dos conectividades físicas (y ambas quedan en un lateral, para que sea más cómodo jugar en horizontal con los cables conectados). Pero este no es el único accesorio al que se puede conectar este móvil.

En total, ROG ha diseñado tres accesorios diferentes que se podrán comprar por separado para este modelo:

  • El Mobile Desktop Dock: se trata de una base que permite jugar desde el móvil en un monitor (compatible con 4K) con teclado y ratón. La idea es que puedas llevar tus partidas a una pantalla más grande y con una experiencia similar a la que tendrías en un PC.
  • El Asus WeGig Dock: a través de esta base que se conecta por cable al televisor y de forma inalámbrica a nuestro móvil, podemos jugar en el teléfono proyectando en tiempo real la imagen en una TV. A ello se le suma un mando de juegos que se acopla al teléfono para añadir controles físicos similares a los de una consola de juegos portátil.
  • Y el TwinView Dock: se trata de una curiosa base con una pantalla extra (de seis pulgadas, AMOLED, Full HD+ y compatible con HDR) que permite jugar desde el móvil con dos pantallas al mismo tiempo.

3. Lo multimedia está muy cuidado

Además de la configuración estéreo de los altavoces, ROG no ha querido descuidar ningún apartado de la experiencia multimedia de este teléfono: tenemos una pantalla AMOLED con soporte HDR que abarca el 108,6% del rango de color de DCI-P3 y que, atentos a este dato, alcanza una tasa de refresco de 90 Hz (con un tiempo de respuesta de cada pixel de 1 ms).

2. El procesador promete

Si de algo tiene que ir bien equipado un móvil para jugar, es de rendimiento. El ROG Phone está alimentado por un procesador Snapdragon 845 que desde la compañía han conseguido optimizar para que rinda a unos nada despreciables 2,96 GHz de velocidad de reloj, en compañía de una gráfica Adreno 630 y 8 GB de RAM.

Lógicamente es pronto para dar una opinión acerca del rendimiento de este móvil (no hemos pasado más que unos pocos minutos con él), pero entre lo que hemos visto en las demostraciones durante la presentación, y teniendo en cuenta las espectaculares cifras que ROG mencionó al hablar de los benchmarks de este teléfono (304.183 puntos en AnTuTu, por ejemplo), la cosa promete.

1. Pero, ¿de verdad hay hueco para estos móviles?

Tal y como habéis visto en este repaso de los puntos más importantes del ROG Phone, argumentos para presentarse como móvil gaming tiene más que de sobra este teléfono. La cuestión no es esa: lo que realmente sigue generando dudas es si de verdad necesitamos móviles para jugar cuando, desde hace mucho tiempo, cualquier teléfono de gama media-alta ya permite ejecutar de forma óptima la gran mayoría de títulos del mercado.

En realidad, todo depende de cómo se comporte este teléfono en el día a día: si su cámara dual ofrece buenos resultados, si el sistema operativo funciona como debería, y si la batería aguanta bien un día entero de uso, no hay motivos para descartar su compra si lo que buscas es jugar desde el móvil. Lo que no sería concebible sería renunciar a alguno de los puntos anteriores tan solamente por la etiqueta de gaming.

Echa un vistazo a nuestra zona de gaming

De momento no se ha dado a conocer la fecha de disponibilidad del ROG Phone, así como tampoco se ha revelado el precio con el que llegará este teléfono al mercado. De hecho, no está confirmado tampoco que vaya a llegar a España. Tendremos que esperar un tiempo para conocer esta información.