5 consejos para despertarte temprano y salir a hacer deporte por la mañana

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Si quieres levantarte temprano para hacer ejercicio y no lo consigues, no eres el único. No es fácil madrugar cuando puedes estirar el sueño una o dos horas más; es muy tentador dejar que se te peguen las sábanas.

Sin embargo, está más que demostrado que el mejor momento para hacer deporte es por la mañana temprano, justo antes de entrar a trabajar o a estudiar. Si tienes turno de tarde, el problema no es tan grave.

Para que no se te hagan tan cuesta arriba las mañanas, te vamos a dar algunos consejos para despertarte temprano y hacer deporte, trucos psicológicos o físicos que te permitirán no sólo despertarte con más energía sino hacerlo más motivado.

Por supuesto, no hay milagros: vas a tener que poner mucho de tu parte sí o sí.

1. Acuéstate temprano

El primer truco para que te cueste menos madrugar es obvio. Tienes que dormir entre siete y ocho horas cada noche, cuando más mejor. Ten en cuenta que no sólo necesitas energía para levantarte sino para ir a entrenar después.

Por lo tanto, lo mejor es que estés en la cama bien temprano. Esto no siempre es fácil, así que será mejor que hagas planes para llevar tu rutina al día a día de forma permanente, y eso incluye a toda tu familia. A la larga te lo agradecerán.

2. Date un tiempo antes de salir de casa

Levantarse apurado por la mañana no te va a ayudar en nada a madrugar, sino al contrario. No pongas el despertador diez minutos antes de tener que estas saliendo de casa.

Tómate tu tiempo y desayuna con tranquilidad. Esos minutos de reposo matutino ayudarán a que cuerpo y mente se vayan despertando progresivamente.

3. Café, té y otras bebidas estimulantes

No faltan bebidas ricas en cafeína, aunque no todas son iguales. El té es menos agresivo con el estómago, aunque incluso las variedades que más teína tienen no llegan a los niveles de cafeína de una buena taza de café.

No obstante, son una opción perfecta para energizarte por las mañanas. Se ha demostrado científicamente que la cafeína es una de las pocas sustancias que mejora el rendimiento deportivo.

4. Entrenar te da energía, no te la quita

¿Te cansa sólo el hecho de pensar que tienes que levantarte temprano para hacer deporte? El truco es pensarlo de otra forma: no vas a estar más cansado por madrugar para salir a correr o ir a nadar, sino al contrario.

El efecto inmediato sobre tu organismo de hacer ejercicio por la mañana es estimulante. Te da energía para toda la mañana, aunque evidentemente por la tarde lo acuses. Sin embargo, si te habitúas a acostarte temprano no será un problema.

5. La conciliación familiar, más viable

Por último, una de las ventajas de madrugar para entrenar es que puedes impulsar la conciliación laboral y familiar. Si tienes hijos, probablemente tengas que recogerlos en el colegio por la tarde.

Si ya has entrenado por la mañana, no tendrás que sacar minutos de cualquier franja horaria para poder hacer ejercicio.