5 signos de que a tu cuerpo no le sienta bien la carne

Servicio Tecnico provincia de Noticias

¿Alguna vez te has sentido mal después de comer carne? Esto no tiene por qué ir más allá de una simple indigestión, aunque dependiendo de lo que te ocurra y de si se repite otras veces, puede ser síntoma de intolerancia a la carne, o al menos de algún problema para digerirla correctamente.

No todas las carnes tienen por qué causar problemas digestivos. De hecho, comerlas es seguro a menos que sientas que repetidamente te encuentras mal tras hacerlo. Si te ha ocurrido, deberías consultar a un médico y probablemente cambiar tu dieta.

Comer menos carne o pasarte a una dieta vegana quizás sea una buena opción, aunque siempre deberías hacerlo bajo la recomendación y seguimiento de un doctor o nutricionista. No obstante, deberías vigilar tu cuerpo si ves algunos de los siguientes signos que indican que a tu cuerpo no le sienta bien la carne.

1. Cansancio constante.

Este síntoma es bastante común y fácil de explicar. Tu cuerpo extrae energía de los alimentos, así que si una de tus comidas no es bien digerida, corres el riesgo de no contar con suficiente energía.

Además, si dicha comida se queda “atascada” en tu aparato digestivo, éste empleará más energía en tratar de asimilarla.

Consulta aquí las ofertas de Pantry, el supermercado virtual de Amazon España

2. Pérdida de masa muscular.

La carne y otros productos animales son una buena fuente de proteínas y vitamina B12. Si ambos nutrientes no son digeridos como debe ser, no sólo no tienes energía sino que no podrás reconstruir las fibras musculares dañadas.

Por supuesto, hay otras fuentes de proteína de origen vegetal, así que si sigues una dieta equilibrada quizás no hayas notado disminución en tu masa muscular. No obstante, si comes mucha carne es posible que sí lo hayas hecho.

3. Estreñimiento.

Cualquier problema que afecte directamente a tu aparato digestivo es susceptible de provocar diarrea o estreñimiento. Es la forma que tus intestinos tienen de reaccionar a un problema de origen desconocido.

Si experimentas estreñimiento con algunos otros síntomas de intolerancia a la carne, es posible que hablemos de algo serio.

Calcula cuántas calorías quemas con una de estas smartbands deportivas

4. Hinchazón abdominal y gases.

Una mala digestión puede hacer que te sientas hinchado, con más comida de lo normal en el estómago y los intestinos. Suele ocurrir tras comidas muy pesadas y copiosas o cuando un alimento no se dirigere correctamente.

Si además experimentas gases después de comer carne, consúltalo con tu médico.

5. Mal aliento.

Si a tu cuerpo no le sienta bien la carne y tiene problemas para descomponer estos alimentos, es posible que el mal olor de todo el proceso se traspase a tu aliento y en menor medida a tu piel.

Es fácil de comprobar y contrastar si esto ocurre ya que puedes comparar el olor de tu aliento tras comer carne con el que tienes cuando comes otra cosa.