Apple introduce el throttling en los iPhone 8 y iPhone X con iOS 12.1

Servicio Tecnico provincia de Noticias

El temido y polémico throttling llega a los iPhone 8 y iPhone X. Una de las características más polémicas de los iPhone que descubrimos hace unos meses llegan a los dispositivos que solo tienen un año de vida, y es algo que Apple solo ha anunciado en la ”hoja” de soporte de iOS 12.1.

iOS 12.1 acaba de llegar. Además de la presentación del nuevo iPad Pro, el Mac Mini 2018 y el renovado MacBook Air, Apple ha lanzado la nueva versión del sistema operativo para iPad y iPhone. iOS 12.1 añade varias funciones, algunas de ellas bastante interesantes, y una de las más ”escondidas” es el temido throttling

Y es que, Apple introduce el throttling, o estrangulamiento, en los iPhone X y iPhone 8, móviles que solo tienen un año de vida y que cuentan con un chip A11 Bionic que, supuestamente, ayudará a capear el temporal. 

El throttling es el estrangulamiento del procesador. Por norma se produce cuando, debido al calor generado por el mismo, la CPU reduce su frecuencia para enfriarse de forma automática. Claro está, esto también reduce drásticamente el rendimiento. Ahí hablamos de thermal throttling. Sin embargo, el throttling de los iPhone es diferente.

Cuando la batería se degrada y no es capaz de aportar toda la energía que el procesador demanda para ciertas tareas, se produce el throttling, o estrangulamiento, y los iPhone comienzan a no rendir adecuadamante en algunos aspectos, llegando al punto de reiniciarse de forma súbita.

Esto solo ocurría en los iPhone de generaciones anteriores, lo que obligó a Apple a realizar recambios de batería a un precio más atractivo. Ahora, sin embargo, también lo veremos en los iPhone más modernos.

Pese al throttling, es un buen momento para hacerse con un iPhone 8

Eso sí, Apple asegura que no notaremos tanto el throttling en los iPhone X y iPhone 8 debido a la arquitectura y construcción del chip A11 Bionic, pero está claro que algunos usuarios preferirán que su iPhone siga como siempre, aunque con menos batería, antes que ver cómo se reduce el rendimiento.

De momento, es una medida que no notaremos, pero habrá que esperar a que esos mismos dispositivos tengan otros dos o tres años. Entonces volverá la polémica sobre la obsolescencia programada…