Cómo elegir la mejor tarjeta de memoria para tu cámara de fotos

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Elegir una tarjeta de memoria para tu cámara de fotos o de vídeo parece algo sencillo. Puedes revisar las ofertas de tarjetas de memoria en tu tienda online habitual y elegir la que mejor precio tenga.

No obstante, esa no siempre es la opción más inteligente ya que, Aunque todas las tarjetas de memoria puedan parecerte iguales, en realidad pueden llegar a ser muy diferentes en cuanto a sus prestaciones y compatibilidad. Por ello, la tarjeta de memoria para tu cámara debe cumplir con una serie de requisitos para exprimir al máximo las prestaciones de tu cámara.

A la hora de comprar la mejor tarjeta de memoria para tu cámara no basta con elegir una capacidad de almacenamiento adecuada, también debes tener en cuenta su formato y velocidad de lectura y escritura, algo a lo que no siempre se le presta demasiada atención y que puede limitar las prestaciones de tu cámara.

Estas son algunas de las mejores tarjetas de memoria en Amazon

Para que no se te pase ningún dato por alto, ni te pierdas entre tantas siglas y símbolos de compatibilidad, vamos a mostrarte algunas de las características clave que se indican en las especificaciones para que te resulte más sencillo encontrar la tarjeta de memoria perfecta para tu cámara de fotos.

Comprueba la compatibilidad con tu cámara

Uno de los primeros factores que debes tener en cuenta a la hora de comprar una tarjeta de memoria para tu cámara será asegurarte de qué tipos de tarjeta puedes utilizar.

El aspecto físico de la tarjeta de memoria puede no variar entre un tipo de tarjeta u otro de tarjeta o, si tu cámara lo soporta, tal vez te interese más utilizar una tarjeta de memoria Compact Flash, en lugar de una tarjeta SD.

Existen dos formas relativamente sencillas de averiguar qué tipo de tarjetas son compatibles con tu cámara. La más fácil y rápida es revisar el libro de instrucciones de tu cámara o acceder a la página web de su fabricante donde, en la ficha técnica de tu cámara, se indican los tipos de tarjeta compatible con ella.

Consejos y claves para comprar una tarjeta de memoria

La segunda forma de comprobar consiste en acceder a la web del fabricante de la tarjeta de memoria en la que estás interesado. Algunas de las marcas más importantes cuentan con buscadores específicos como este, en los que puedes buscar el modelo de tu cámara de fotos y la web te muestra qué tarjetas de memoria son compatibles con ella.

Tipos de tarjeta de memoria para cámaras: SD, SDHC, SDXC, XQD y Compact Flash

Como resultado de la comprobación de compatibilidad de tarjetas con tu cámara de fotos te enfrentarás a un buen número de siglas y nombres que probablemente te serán desconocidos, pero que por sus distintas prestaciones te interesará conocer.

Uno de los formatos más ampliamente aceptado por los distintos fabricantes de cámaras son las tarjetas Secure Digital o SD y sus sucesivas evoluciones. Estas son algunas de las más destacadas:

  • SD (Secure Digital): La primera versión de las tarjetas SD se presentaron en 1999 fruto de la colaboración de SanDisk, Panasonic y Toshiba. Están limitadas a una capacidad de 2 GB de almacenamiento de datos, por lo que actualmente han sido relevadas por sus evoluciones SDHC y SDXC. Popularmente se ha mantenido el nombre original para designar su factor de forma.
  • SDHC (Secure Digital High Capacity): Fueron la primera evolución del estándar SD original. Fue desarrollada en 2006 por Matsushita, filial de Panasonic, y elevaba el límite de capacidad hasta los 32 GB de almacenamiento de datos. La velocidad de lectura y escritura también es muy superior a la que ofrece el primer estándar de SD llegando a velocidades de un mínimo de 10 MB/s.
  • SDXC (Secure Digital Extended Capacity): Último estándar de SD hasta la fecha, se presentó por primera vez en el CES de 2009 y su capacidad máxima de almacenamiento alcanza los 2 TB. Las tarjetas SDXC permiten velocidades de lectura y escritura que triplican las alcanzadas por los estándares anteriores, llegando a superar los 90 MB/s. Esto convierte a las tarjetas SDXC el almacenamiento perfecto para montar en una cámara moderna.

SD Express, el nuevo estándar de tarjetas SD con hasta 128 TB

Las tarjetas SD son el tipo de tarjetas más extendido entre los diversos fabricantes. Eso no implica que sea el único gallo del corral.

Si has elegido una cámara de fotos para un uso profesional también puedes encontrar otros tipos de tarjeta de memoria como las Compact Flash o CF. Este tipo de almacenamiento ya ha quedado prácticamente relegadas a las cámaras réflex profesionales, pero todavía mantiene una cierta presencia en el mercado.

El formato de tarjeta de memoria XQD es uno de los más recientes ya que se presentó en 2012 fruto de la colaboración entre Sony, SanDisk y Nikon.

Su uso es todavía muy minoritario y se prevé que en un futuro sustituya a las tarjetas Compact Flash en el ámbito de las cámaras profesionales por su increíble rendimiento tanto en capacidad con hasta 2 TB de almacenamiento, como en velocidades de lectura y escritura que se sitúan en un rango de entre 125 MB/s y los 1000 MB/s de su segunda versión del estándar.

Por el momento, las tarjetas XQD solo son compatibles con los modelos profesionales de Nikon como la Nikon D850, Nikon D500 o las nuevas cámaras sin espejo profesionales Nikon Z6 y Z7

Vídeo 4K y modo ráfaga, más te vale que sea rápida

Actualmente es habitual poder grabar vídeos 4K con la cámara de fotos, no solo en los modelos para profesionales, cada vez más cámaras de fotos para aficionados permiten grabar en 4K con la máxima calidad.

Sin embargo, la propia cámara te impedirá activar esta resolución de vídeo si detecta que has insertado una tarjeta que no soporta la elevada velocidad de escritura que requieren los vídeos a esta resolución.

Las tarjetas de memoria están clasificadas en función de la velocidad de escritura que soportan. Lo cual te servirá para establecer si una determinada tarjeta de memoria es adecuada para el uso que le quieres dar. Es conveniente asegurarse de elegir una tarjeta de memoria capaz de ofrecer la máxima velocidad de lectura y escritura posible.

Clase Velocidad de bus Uso
Clase 2 2 MB/s Foto y vídeo en SD
Clase 4 4 MB/s Foto y vídeo en HD
Clase 6 6 MB/s Foto y vídeo HD y Full HD
Clase 10 10 MB/s Foto ráfaga y vídeo Full HD
UHS Clase 1 (U1) 10 MB/s Foto ráfaga, vídeo Full HD y 4K@30 fps
UHS Clase 3 (U3) 30 MB/s Foto ráfaga y vídeo 4K@60 fps
V60 60 MB/s Foto ráfaga, vídeo 4K/8K
V90 90 MB/s Foto ráfaga y vídeo 8K

Como puedes ver en la tabla que apare justo aquí encima, si tu cámara permite la grabación de vídeo en 4K y disparo en ráfaga, lo más recomendable es utilizar una tarjeta de memoria de Clase 10 UHS 1 (U1) o superior. Hacerlo no solo te servirá para agilizar la copia de las fotos al ordenador, sino que también te permitirá exprimir al máximo todas las prestaciones de tu cámara de fotos.

Otro de los inconvenientes de usar una tarjeta de memoria lenta es que la velocidad de la ráfaga de disparo de tu cámara se reduce considerablemente.

Sony a6300 vs Olympus OM-D E-M5 II: ¿Cuál es mejor cámara sin espejo para un aficionado?

Cuando tu cámara comienza a disparar una ráfaga de disparos, toda la información se va almacenando en un buffer interno de la cámara que actúa de colchón para equilibrar la escritura en la tarjeta. Si la tarjeta de memoria es demasiado lenta aparecen los problemas y el buffer se llena demasiado rápido, por lo que la cámara dejará de disparar hasta que se vacíe de nuevo.

Comprar una tarjeta de memoria con una buena velocidad te asegura que el buffer de memoria de la cámara se mantendrá siempre en un nivel adecuado que le permitirá continuar haciendo fotos hasta el límite de sus prestaciones.

¿Qué significan los símbolos de las tarjetas de memoria?

Si te fijas con detenimiento, en una de las caras de la tarjeta de memoria aparecen una serie de símbolos, siglas y cifras que, aunque no lo creas, te aportan toda la información que necesitas conocer para comprar la tarjeta de memoria adecuada para tu cámara.

Estos símbolos sirven para identificar, de un solo vistazo, qué características ofrecen las tarjetas de memoria. No todos los fabricantes incluyen todos esos símbolos, pero si los más importantes.

Por ejemplo, los fabricantes acostumbran a incluir el símbolo de la clase a la que pertenece, lo cual te servirá para descubrir de un solo vistazo la razón por las que, al ir a comprarlas, dos tarjetas de memoria aparentemente iguales tienen precios tan diferentes.

Las 6 mejores cámaras réflex para principiantes

Tal y como sucede a menudo, el fabricante indica la tasa de transferencia de la tarjeta de memoria, pero esta cifra corresponde a la velocidad máxima de lectura. No debes confundirla con la velocidad de escritura, que es la que realmente te interesa ya que es la velocidad a la que tu cámara puede escribir los datos de las fotos y vídeos en la tarjeta de memoria. Este dato tan concreto raramente aparece tan visible.

La fiabilidad para tus recuerdos no tiene precio

Independientemente de las características técnicas que debes tener en cuenta al comprar una tarjeta de memoria para tu cámara, queremos darte algunos consejos útiles para asegurarte la elección de la mejor tarjeta SD.

Una tarjeta de memoria no contiene elementos móviles que puedan estropearse con el uso, por lo que su fiabilidad depende exclusivamente de la calidad de los componentes que monte el fabricante.

Tratándose de un soporte de almacenamiento donde deben guardarse recuerdos y momentos irrepetibles, suponemos que no querrás dejarlo al azar exponiéndote a que, de repente un día, falle la memoria y pierdas todas las fotos o vídeos que almacenaba.

Nuestra recomendación es elegir siempre fabricantes de reconocido prestigio y comparar precios y prestaciones entre ellas para elegir la que más te interese.

Las nuevas tarjetas SD TOUGH de Sony se pueden pisar, doblar y mojar

Además de la marca, deber ser cauteloso al comprar la tarjeta de memoria en una tienda online ya que existe un amplio mercado de tarjetas falsas que se ofertan a un precio muy por debajo del habitual. Por lo tanto, desconfía de marcas desconocidas y de ofertas imposibles, las fotos de tus próximas vacaciones podrían depender de ello.

Por seguridad, mejor dos que una

La Ley de Murphy dice que si algo puede suceder, probablemente sucederá. Así que aunque la tarjeta de memoria sea de un fabricante reconocido, los fallos de escritura en la tarjeta de memoria pueden suceder.

Para evitarlo, es recomendable usar dos tarjetas de menor capacidad para minimizar el riesgo de pérdida de datos. De ese modo, en lugar de usar una sola tarjeta de 32 GB para guardar tus fotos, podrías usar dos tarjetas de 16 GB. En el peor de los casos, si la tarjeta de memoria hubiera fallado, solo perderías la mitad de las fotos que hayas hecho, pero no todas las de las vacaciones.

Si ese desastre sucede, tal vez puedas recuperarlas siguiendo este tutorial para recuperar archivos borrados.