Cuando se produce una emergencia en un edificio, como un incendio o un terremoto, hay que evacuar a la gente lo más rápido posible. En Corea han inventado un original sistema para evacuar edificios en llamas.

Utiliza unos ascensores individuales que se instalan en los balcones, pero lo más asombroso es que no necesitan energía. Funcionan con el propio peso de las personas.

Aunque en España no se producen muchos incendios de edificios, aquí no existe la costumbre de instalar encaleras de incendios en los balcones y exteriores, como sí hay, por ejemplo, en muchos inmuebles de Estados Unidos que vemos en las películas. Si se produce un incendio el principal problema es que hay que salir cruzando el interior del edificio. El sistema Nerigo lo soluciona con estos originales ascensores de incendios que no necesitan energía: 

Estos ascensores se instalan en las fachadas exteriores de los edificios, aunque también pueden atravesar los balcones, como se ve en el vídeo.

Además existen modelos de interior, que se instalan en escuelas y edificios públicos y permiten atravesar los pisos para llegar fácilmente a la planta baja.

Cuando hay un incendio o un terremoto es frecuente que se produzcan cortes de electricidad, en cuyo caso los ascensores y cualquier otro mecanismo eléctrico dejarían de funcionar. Por eso lo más asombroso de estos ascensores para incendios, es que no utilizan electricidad, ni ningún tipo de energía.

Esta es la baliza luminosa de emergencia más vendida en Amazon

Gracias a un sistema de émbolos, el ascensor baja a una velocidad moderada por el propio peso de la persona que se sube encima. Cuando llega abajo y se vacía, los enganches elásticos le hacen subir otra vez hacia arriba, para evacuar a más gente.

Es un sistema muy original y eficiente, aunque debe dar un poco de vértigo usar la plataforma en los pisos altos, ya que no tiene ningún tipo de protección. Por eso hay que agarrarse bien a la barra. Esa es la razón de que las personas bajan mirando la pared, para no marearse ni entrar en pánico.

Nerigo ya lleva un tiempo en funcionamiento en Corea, y se está instalando en todo tipo de edificios. ¿Lo veremos algún día por aquí?