Las chimeneas quedan muy elegantes en cualquier salón, pero son relativamente peligrosas si hay niños o mascotas en la casa (o adultos que se dedican a tirar todo tipo de cosas al fuego, para verlo arder…). Por eso nos ha llamado la atención esta chimenea con fuego que no quema.

No se trata de un holograma, una imagen proyectada, ni nada parecido. Pero, para ser sinceros, tampoco es fuego. El efecto conseguido es completamente realista, y si se lo enseñas a las visitas mientras pasas la mano sobre el fuego, los dejarás con la boca abierta.

Antes de la explicación científica, merece la pena ver en movimiento este fuego que no quema, porque es muy espectacular. Atentos al vídeo:

Si observas con tus propios ojos esta peculiar chimenea, incluso a corta distancia, parece un fuego convencional. Pero lo que AFIRE ha creado es fuego con vapor de agua. Una corriente de vapor ligeramente electrificada e iluminada por luces LED, que tiene la apariencia y el comportamiento del fuego, y puedes tocarla con tus propias manos.

Eso sí, este fuego que no quema tampoco calienta, se trata de una chimenea completamente decorativa. Pero hay que admitir que es espectacular.

Con un mando a distancia o una app para el móvil puedes ajustar el tamaño y la altura de las llamas, así como el color, ya que se trata de luces LED comunes.

18 trucos para ahorrar en tu factura de la luz en 2019

Pese a usar vapor de agua, esta chimenea con fuego que no quema, no añade humedad al ambiente. Y por supuesto, tampoco usa gas, carbón, madera ni ningún otro combustible. Puede instalarse en cualquier sitio, ya que no tiene ningún tipo de restricción. Basta con conectarla a un enchufe y llenar el depósito de agua de vez en cuando.

Está pensada para usarse como elemento decorativo en hospitales, lugares públicos, colegios, oficinas, salas de espera, etc. E incluso en escenarios poco habituales para una chimenea, como un gimnasio o un spa.

Si quieres más información, echa un vistazo a la web de AFIRE.