Observa bien a las personas que salen en las fotos que acompañan a esta noticia. Haz zoom, si quieres. Parecen de carne y hueso. Transmiten emociones: alegría, seriedad, timidez… Pero estas personas no son reales. No existen. Han sido generadas por una inteligencia artificial, y son imposibles de distinguir si no eres un experto.

Las fotos han sido creadas por la inteligencia artificial de la web ThisPersonDoesNotExist.com, cuyo único cometido es crear fotos de personas que no existen. Cada vez que recargas la página se genera una persona nueva, completamente única.

La habilidad de la inteligencia artificial para mezclar ojos, narices, bocas con el mismo tono de piel, y generar un rostro natural que no nos parezca raro, nos deja sin palabras. No solo por lo que vemos, sino por lo que intuimos. Las aplicaciones de una IA capaz de inventarse personas, son aterradoras.

thispersondoesnotexist.com

La web ThisPersonDoesNotExist.com ha sido creada por Philip Wang, ingeniero de Uber, que ha utilizado una investigación llevada a cabo por el fabricante de chips gráficos NVIDIA. Se trata de un inteligencia artificial que ha sido entrenada con miles de fotos de personas reales.

Esta IA utiliza un tipo de red neural llamada GAN, que toma toda esta información y se inventa rostros completamente nuevos, que no existen. No es un simple corta y pega. Como vemos en las imágenes la inteligencia artificial sabe cuándo una nariz pega con una frente o cuándo los ojos encajan con una boca, para que nos parezca una persona real, y no un collage de rostros humanos.

El algoritmo para conseguir esto lo creó un investigador llamado Ian Goodfellow. NVIDIA lo ha usado para crear su propia IA, llamada StyleGAN, que no solo se puede aplicar a rostros. Sirve para todo.

Puesto que es un algoritmo de código abierto, hay desarrolladores que lo están usando para que la inteligencia artificial se invente grafitis, o nuevos tipos de letra.

Incluso es capaz de inventarse personajes de anime:

Sin duda esta tecnología tiene una gran cantidad de aplicaciones beneficiosas, incluyendo la posibilidad de ayudar a diseñadores gráficos y dibujantes a crear personajes, e incluso a dibujarlos. Pero es fácil imaginar otros usos malignos, como la suplantación de personalidad, noticias falsas, montajes para destruir la reputación de alguien, etc. Y es posible insertarla en vídeos, como los que ya circulan en Internet con rostros de famosos integrados en vídeos pornográficos.

La línea que separa lo que es real, de lo que no, es cada vez más fina…

Si quieres probar, visita la web ThisPersonDoesNotExist.com, en este enlace, y recarga la página para cambiar de rostro.