Antes de una operación para mejorar la vista, pacientes y médicos tienen muchas dudas. La principal suele ser cómo quedará la vista tras la intervención. Con esta idea en mente, la investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Susana Marcos y su equipo buscaban una forma de evitar estos temores. Por este motivo, han creado SimVis, un simulador que ayudará a todos los involucrados en la operación a que los ojos del paciente queden lo mejor posible tras la intervención.

Además de la rueda de prensa ofrecida por el CSIC durante la mañana de este jueves, también se ha publicado en la revista Scientific Reports el estudio que valida los detalles de este dispositivo, tal y como ha contado ante los medios de comunicación otra de las investigadoras del CSIC, María Viñas, que además es la primera firmante del artículo.

Las operaciones para corregir los problemas de vista están a la orden del día, el simulador se centra en las lentes multifocales que se utilizan en las operaciones de cataratas (para sustituir el cristalino cuando pierde transparencia) o en el caso de que se quiera corregir la presbicia o vista cansada, que es una afección que afecta al 50% de las personas mayores de 40 años. SimVis es un simulador visual binocular ligero, autónomo y portable en un casco.

Adiós a las gafas: estas gotas podrían curar la miopía

«En el artículo, los científicos demuestran la equivalencia entre la visión aportada por su dispositivo y las lentes intraoculares, o lo que es lo mismo: las lentes aparecen representadas en el simulador«, explican desde el CSIC.

¿Y para qué sirve este simulador? Ayudará a los pacientes a escoger las mejores lentes multifocales ya que en el mercado hay diferentes diseños de lentes y la elección depende de la tolerancia y preferencias que cada paciente tiene. De esta forma también se «aliviará la incertidumbre«, según señalan desde el CSIC.

En consulta a principios de 2020

Marcos y su equipo del Laboratorio de Óptica Visual y Biofotónica llevan años desarrollando tecnologías de simulación de visión simultánea con el fin de evaluar la calidad visual con nuevos diseños de lentes multifocales antes de que estas sean implantadas o, incluso, fabricadas. Antes de sacar al mercado una lente, según ha explicado Marcos, se deben realizar ensayos clínicos y validar que todo es correcto.

SimVis

Gracias a este nuevo simulador, se ahorrará ese tiempo pasando por el simulador. Se espera que la salida de este dispositivo esté en venta para principios de 2020 y con un precio asumible: «La idea era que fuera asequible y de relativamente de bajo coste. No va a ser caro comparado con los aparatos que se usan en óptica«, indica.

Además de para probar lentes intraoculares, es decir, las que los médicos ponen en el ojo en la operación; también va a servir para probar lentillas progresivas. De hecho, a lo largo de este año ya se harán pruebas en varios centros de Estados Unidos justamente con lentes de contacto.

Por otra parte, las investigadoras han utilizado óptica adaptativa, es decir, una técnica usada en astronomía en la que se usan espejos deformable para que los telescopios vean más allá de los efectos de la atmósfera. Eso sí, mientras los espejos usados en los telescopios son gigantes, en este caso se ha tenido que reducir esta tecnología hasta conseguir que sea portátil y ligera.

La tecnología desarrollada por este grupo de científicos del CSIC está protegida mediante cuatro patentes (una de ellas recibió el Premio a la Mejor Patente del Año de la Fundación Madrid+d) del que el CSIC es titular, licenciadas a la empresa 2EyesVision S.L., una spin-off del CSIC fundada, entre otros, por varios de los investigadores de este estudio.

Autora: Desirée Pozo | Un artículo original de Hipertextual