Intel Core m3-8114Y, un procesador en 10 nm de muy bajo consumo

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Aunque se han hecho de rogar, parece que ya van apareciendo los procesadores Intel Core de 10 nm. Se trata de la arquitectura Cannon Lake, el nombre con el que se conoce a la siguiente generación de procesadores Intel fabricados en 10 nanómetros.

Lenovo, con su Ideapad 330, parece ser la marca abanderada de una nueva generación de procesadores Intel que supondrá un salto en cuanto a potencia y ahorro energético se refiere gracias a este proceso de fabricación en 10 nanómetros. Hace unos días os presentamos el Intel Core i3-8121U, un procesador de la arquitectura Cannon Lake un 25% más rápido que un i3 de hace dos generaciones.

Del Intel Core i3-8121U llama la atención que no tiene GPU integrada y que consume solo 15W. Este procesador prima el consumo energético, algo que compartirá con el resto de procesadores de 10 nm, y ahora se ha filtrad otro procesador Intel Core Cannon Lake que consume aún menos.

Se trata del Intel Core m3-8114Y, un procesador de dos núcleos y cuatro hilos a una potencia base de 1,5 GHz que, en esta ocasión, no tendrá boost para conseguir algo más de rendimiento. Lo que sí tiene frente al i3-8121U es tarjeta gráfica integrada y, además, un consumo aún menor.

Parece que el Intel Core m3-8114Y tendrá un TDP de apenas 5W, lo que convierte este procesador en uno de muy bajo consumo que, incluso, podría montarse sin necesidad de ir acompañado de un sistema de disipación activo.

Los mejores portátiles para trabajar que puedes comprar

Algo interesante que se extrae de la filtración de 3DMark es que el Intel Core m3-8114Y soporta memoria LPDDR4. Esto significa que podría ser un procesador para tablets o dispositivos móviles, pero también una forma de crear equipos con Windows 10 para competir contra los que empiezan a montar chips Snapdragon con arquitectura AMR. De la manera que sea, debemos esperar a que Intel se pronuncie.

Cannon Lake en masa para 2019

Los procesadores construidos en 10 nanómetros están llegando a cuentagotas. Hay ganas de ver qué puede hacer la arquitectura Cannon Lake en cuanto a potencia y eficiencia se refiere, pero Intel parece que mantendrá la hoja de ruta marcada hace unas semanas.

La compañía ha tenido algunas dificultades estos últimos años para reducir el tamaño de sus chips, tampoco se ha visto ”agobiada” por la competencia, y en 2018 iremos viendo los primeros Cannon Lake en algunos equipos.

Eso sí, se espera que la producción en masa de los procesadores Cannon Lake se produzca en 2019.