La inteligencia artificial de IBM es capaz de debatir con los humanos

Servicio Tecnico provincia de Noticias

La inteligencia artificial de IBM lleva años midiéndose con campeones mundiales de de distintas disciplinas como el ajedrez. Garry Kasparov pasó a la historia por sus dos matches con “Deep Blue”, que en 1997 consiguió la victoria contra el humano.

El superordenador Watson, considerado como el ordenador más inteligente del mundo, se hizo famoso en 2011 por concursar y derrotar a los mejores en Jeopardy, desde entonces ha sido el gran protagonista de la familia de superordenadores de IBM, al que ahora se suma un nuevo miembro.

Se llama Project Debater y ha tardado dos años en entrenarse para el gran momento. El gigante tecnológico pusó el lunes a este programa frente a dos grandes de la oratoria: Dan Zafrir, presidente de la Sociedad Internacional de Debates en Israel, y Noa Ovadia, campeona de debate Nacional de Israel 2016.

10 usos de la inteligencia artificial que nadie se hubiera imaginado

El público congregado en el Watson West de IBM en San Francisco fue el encargado de decidir quién de los contrincantes, humano o máquina, era más convincente, en un debate sobre la necesidad de subsidiar la exploración espacial y si se debe aumentar el uso de la telemedicina. La duración de los debates fue corta, cuatro minutos de apertura cada oponente, otros cuatro de contraargumentación y dos minutos de conclusiones.

Saber expresarse es una función básica del ser humano para casi todos los aspectos de la vida. En el caso de las máquinas, ser capaces de argumentar es un gran avance tecnológico, no porque pretendan presentarse a unas elecciones y dominar al ser humano, sino porque demuestra su nivel de comprensión del lenguaje y la inmensa cantidad de información que procesan para darnos esos argumentos o datos relevantes. Al fin y al cabo los expertos siempre advierten que la clave de un buen orador es que sepa escuchar.

Y precisamente, el sistema que usa para argumentar el Proyect Debater consiste en la escucha y comprensión del interlocutor, para después construir su argumentación a través de la combinación de argumentos anteriores registrados y puntos de información relevantes como Wikipedia, sin la necesidad de comprender en profundidad el tema del que se debate.

Aún así, a esta tecnología le falta mucho camino por recorrer. En algunos momentos del debate, el sistema no fue capaz de recopilar suficientes datos para elaborar un buen argumento. ¿El resultado? Noa Ovadia fue más convincente en el primer debate a pesar de que la máquina aportó más datos sobre el tema. En el segundo frente a Dan Safhir, sí resultó ganador el sistema desarrollado por IBM, que incluso fue capaz de detectar varias bromas relevantes del discurso de Safhir.