Nunca es agradable perder un trabajo, y menos si te acaban sustituyendo por otro humano, dado que eso podría tener connotaciones negativas psicológicas sobre la persona despedida.

Si bien cada vez más robots están robando el trabajo a los seres humanos, un estudio ha demostrado que las connotaciones psicológicas son menores si una persona pierde el trabajo frente a un robot que respecto a un ser humano.

Investigadores de la Universidad Técnica de Munich, en base a un estudio centrado en la automatización, han señalado que la mayoría de las personas preferiría perder su trabajo frente a un robot y no frente a un humano.

Para hacer este estudio, a los investigadores de Munich preguntaron a 300 personas si preferirían perder su trabajo en manos de un robot o de un ser humano. Sorprendentemente el 37 % de los encuestados eligió el ser humano.

Ai-Da, la primera robot artista inaugura su primera exposición de pintura

A través de esta encuesta de seguimiento, también se analizaron los sentimientos de cada una de estas personas si hipotéticamente perdieran su trabajo frente a un robot o frente a otro ser humano. La mayoría señaló que se sentirían peor consigo mismos si pierden su trabajo frente a otra persona.

Esto se debería, según el estudio, a que los humanos no esperan poder competir contra los robots, pero que perder su trabajo por otro humano tendría un efecto grande en sus sentimientos de autoestima.