Ultima Thule es el objeto espacial más lejano explorado hasta ahora, un objetivo que ha estado durante años en el radar de la NASA y que, por fin, ha sido alcanzado. La misión New Horizons ha cumplido uno de sus objetivos, y Madrid ha sido el primer punto en el que se ha recibido la primera señal de la misión tras años de búsqueda.

Las misiones espaciales son complejas, y por eso cualquier mínimo éxito es celebrado sobremanera. Se deben hacer unos cálculos muy específicos, tener en cuenta multitud de variables y contar con posibles contratiempos que las sondas y naves sufran en el espacio exterior. Además, se deben planificar con mucho tiempo de antelación (que se lo digan a la Voyager 2).

La misión New Horizons (Nuevos Horizontes) es una de las más importantes de los últimos tiempos para la NASA. Se trata de una misión no tripulada (mediante una sonda) que tenía como objetivo llegar a Plutón. Partió en 2006 y alcanzó Plutón en 2015 aprovechando el impulso tomado por la órbita de Júpiter en 2007. Desde 2015 ha estado viajando hasta el cinturón de Kuiper, y ya ha llegado hasta Ultima Thule, el objeto más lejano jamás explorado.

Se trata de un cuerpo celeste de unos 45 kilómetros de diámetro, y formado por dos cuerpos que se creen unidos, que se encuentra, como decimos, en el cinturón de cuerpos de Kuiper, de donde también es Plutón, por ejemplo. El objetivo de esta misión es observar de cerca algunos de los cuerpos más antiguos (se cree) del universo para poder seguir aprendiendo sobre la formación del mismo.

Y es que, la NASA piensa que cuerpos celestes como Ultima Thule están formados por restos de los materiales con los que se formaron los planetas del Sistema Solar. Es decir, sigue siendo una investigación ”a pequeña escala”, ya que no nos hemos salido del radio de nuestro sistema.

Que New Horizons haya llegado a Ultima Thule es un gran salto para la humanidad, y es una victoria más en la carrera espacial. China ya está en la Cara Oculta de la Luna y la NASA ya surca el espacio interestelar. Veremos qué es lo próximo, aunque os recordamos que este 2019 SpaceX debería ser un importante jugador en la conquista del espacio.