Las autopistas solares: ¿forman parte del futuro de la movilidad?

Servicio Tecnico provincia de Noticias

En China ya han empezado a trabajar en una carretera solar que tendrá seis carriles y 161 kilómetros, y unirá las ciudades de Hangzhou y Ningbo en 2022, y el objetivo es que sirva para cargar coches eléctricos en marcha. ¿Es una locura o estamos ante el futuro de la movilidad eléctrica?

El futuro de la movilidad eléctrica pasa indiscutiblemente por el uso de las energías renovables, entre las que destaca la energía solar. Hace unas semanas nos topamos con una novedad de lo más interesante: una nueva carretera solar. Y sí, está paradójicamente en el país más contaminante del mundo: China.

Vamos a desgranar este tipo de energía en los coches eléctricos, las funcionalidades de esta carretera y si de verdad son una auténtica “panacea” de la movilidad eléctrica. ¿Nos acompañas?

El proyecto de China no es el único, pero sí el más extenso y revolucionario hasta el momento. Estamos ante el país que más contamina del mundo y el que más apuesta por la movilidad eléctrica y las energías renovables en los últimos años. Dos caras de una misma moneda.

El curioso caso de Japón: buena infraestructura de carga y pocos coches eléctricos

Estamos hablando de una carretera solar que tendrá seis carriles y 161 kilómetros, y unirá las ciudades de Hangzhou y Ningbo en 2022. Una carretera por la que circulan a diario más de 45.000 personas. Ahí es nada. De momento ya se ha inaugurado un tramo en la ciudad de Jinan, con una superficie de 5.875 metros cuadrados y dos kilómetros de longitud.

Según hemos podido saber gracias a Corriente Eléctrica, esta carretera está compuesta por tres capas: la primera de hormigón transparente en la parte superior, una segunda con paneles solares fotovoltaicos en el medio (encargados de generar la electricidad) y una tercera capa con aislamiento en la parte inferior para evitar que los paneles fotovoltaicos entren en contacto con la humedad del suelo.

El objetivo es que en el corto plazo se integre la recarga inalámbrica en movimiento. De esta forma, se cargarían las baterías de todos los coches eléctricos que circulasen por esta carretera. Algo que de momento no es factible.

¿Y si estamos todos equivocados al pensar en carga rápida para coches eléctricos?

¿Otra curiosidad? Esta “súper – autopista” tiene la posibilidad de calentarse, lo que es ideal para evitar la acumulación de hielo o nieve durante los meses más fríos del año. Además, abastece de iluminación a todo el recorrido gracias a esta energía solar además de a las más de 800 viviendas que se encuentran a su alrededor.

Lightyear One: el coche eléctrico propulsado por energía solar

El premio Climate Change Innovator Awards de este año fue otorgado en el CES de Las Vegas al coche eléctrico Lightyear One, propulsado por energía solar.

Denominado como el “coche que se carga a sí mismo” o el “coche que se carga solo”, tiene una supuesta autonomía de entre 400 y 800 kilómetros, dependiendo un poco de las circunstancias y forma de conducción. Eso sí, estamos hablando de un modelo que ronda los 120.000 euros aproximadamente.

Los gigantes del motor y el coche eléctrico: así están las cosas

Pero no es el único coche que se mueve gracias a la energía solar, o al menos en parte. Toyota o Ford también tienen varios modelos de híbridos e híbridos enchufables que tienen este tipo de energía como un extra mara moverse. Coches que se encontrarían “en su salsa” circulando por la nueva carretera solar de China.

Pero… ¿es este el futuro?

¡Ojo! No es la primera vez que oímos hablar de las carreteras solares. En Europa también contamos con dos ejemplos de este tipo de autopistas, una de ellas en Francia y otra en Holanda. La primera apenas tiene un kilómetro y costó cinco millones de euros. La segunda, en Holanda e instalada en 2014, es un sencillo tramo de carril bici que no supera los 70 metros. ¿Cuánto costó? La friolera de tres millones de euros.

Cuando tenemos ante nosotros este tipo de cifras tan elevadas, lo que nos preguntamos es si este tipo de carreteras son o no realmente rentables. Es lógico tener dudas acerca de si son en futuro real de los coches eléctricos y de nuestras infraestructuras.

Sus detractores piensan que es muchísimo más útil colocar este tipo de placas solares en los tejados, en las estructuras. De esta manera están mejor orientadas al sol y de una manera más “perpendicular”, más inclinada. No tan horizontal como sucede en el caso de las carreteras.

Sin embargo, los que defienden este tipo de tecnología aseguran que este tipo de carreteras no solo tienen porqué servir para los coches eléctricos (que también), sino que se puede utilizar perfectamente para abastecer de electricidad a las diferentes casas y estructuras que se encuentran durante su recorrido y alrededores. Precisamente como lo van a hacer en China. Algo que las dota de una doble utilidad.

Aunque en un principio eran muchas las dudas acerca de este tipo de avances en energías renovables para la movilidad eléctrica, cada vez es mayor y mejor su asentamiento en las ciudades. Veremos si continua mejorando con el paso de los años, convirtiéndose así en el futuro de la carga del coche eléctrico y del abastecimiento de iluminación de sus alrededores.