Le roban una entrada de béisbol de 650 dólares por subir la foto a Instagram

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Es una historia tan vieja como Internet. Tan vieja como las redes sociales. Pasan los años, se publican todo tipo de consejos de seguridad en todos los medios, pero no aprendemos. A un fan de los Medias Rojas de Boston le roban una entrada valorada en 650 dólares, por publicar una foto en Instagram.

A Robbie Johnson, de 28 años, no se le ocurrió otra cosa que colgar una foto de la entrada en Instagram, para decirle al mundo que ya tenía sitio para el partido. Cuando llegó al estadio, descubrió que alguien había usado su entrada dos horas antes. Otro más que ha sufrido una estafa en Instagram… 

¿Por qué sentimos la imperiosa necesidad de publicar cosas tan banales como las fotos de unas entradas en Internet? ¿Por qué no aprendemos la lección?

La historia de Instagram en nueve imágenes

Robbie Johnson, un entrenador infantil, compró una entrada valorada en 650 dólares para ver las finales de la Liga Americana de Béisbol, en la que participa su equipo, los Red Sox (Medias Rojas) de Boston.

No sabemos si para presumir de haber pagado 650 dólares por una entrada, o porque estaba contento por ver a su equipo en las finales, no se le ocurrió otra cosa que publicar la foto de la entrada en Instagram.

¿Cuál fue su pecado? Que fotografíó también el código de barras y el número de serie. Es lo único que se necesita para falsificar una entrada:

Cuando Robbie Johnson acudió a estadio y escanéo su entrada, el operario le dijo que ya había sido escaneada dos horas antes.

La infortunada víctima tuvo que pagar otros 450 dólares para poder ver el partido.

Cuando entró en el estadio lo primero que hizo fue acudir al asiento de la entrada que le habían robado. No había nadie. Los estafadores suelen ser personas bastante inteligentes: seguramente se había sentado en otro sitio, porque intuía que su víctima podría comprar otra entrada y presentarse allí.

Móviles con buena cámara, en oferta en Amazon

La estafa de la foto de Instagram es tan vieja como Internet. Pero en 2018, hay gente que sigue cayendo en ella.

 Quiza sea ésta la única manera de aprender: a partir del incidente, Robbie Johnson ha puesto su cuenta de Instagram en modo privado…