Todo apunta a que los dispositivos Amazon Echo han sido un gran éxito de ventas en Europa, pese a los cada vez más cuestionables problemas de privacidad que plantean. Sin duda ha sido uno de los regalos estrella de Navidad, porque el gran número de nuevas activaciones y el aumento del uso el día de Navidad para probarlo, ha hecho que Alexa haya dejado de funcionar en Europa durante unas horas en Navidad, y hoy día 26.

Según se ha podido ver en redes sociales, y tal como demuestra la web que registra fallos de acceso Down Detector, los servidores de Alexa han estado unas horas caídos en países como Reino Unido, Francia y Alemania. Según el mapa del enlace también han experimentado problemas en España, aunque en menor medida.

Los dispositivos Amazon Echo reciben órdenes a través de un micrófono, que son enviadas a un servidor de Amazon para ser procesadas. La respuesta (o la orden, como poner música o encender las luces), son enviadas de vuelta al dispositivo Echo. Sin embargo, el día de Navidad se han activado tantos dispositivos Amazon Echo y la gente se ha dedicado a pedir villancicos a Alexa o a poner música, que los servidores se han saturado durante unas horas. El Servicio Técnico de Amazon Echo ha confirmado el fallo, pero asegura que ya se ha corregido (seguramente, habrán añadido más servidores).

Su bajo precio (puedes comprar un Amazon Echo Dot por entre 35 y 60€, según esté en promoción), y la novedad que supone pedirle música a un altavoz con la voz, así como otras muchas tareas (desde buscar información a recetas, o hacer que te lea libros), Ha convertido en los Amazon Echo en uno de los regalos estrella de las Navidades.

Todo ello, pese a las preocupantes dudas sobre su privacidad. Para que un dispositivo Amazon Echo pueda recibir órdenes de voz tiene que estar permanentemente escuchando. Y está demostrado que las conversaciones se graban. Hace unos días, un usuario de Amazon Echo denunció que había recibido 1700 grabaciones íntimas de otro usuario desconocido cuando pidió sus datos a Amazon, incluyendo grabaciones en la ducha. Amazon reconoció que se trataba de “un error“.

Aunque se trate de un error, y ese usuario ha recibido mensajes de audio de otra persona cuando pidió a Amazon todos los datos que tiene sobre él, ¿por qué Amazon tenía y conservaba esas grabaciones, si se supone que no escucha y que, simplemente, interpreta órdenes? La realidad es que Amazon guarda esas conversaciones para siempre, como no tiene problemas en reconocer, porque supuestamente las usa para que Alexa aprenda a interpretar mejor las órdenes.

Estos son todos los dispositivos Amazon Echo que vende Amazon

Pero estos asuntos parecen importan poco a la gente, teniendo en cuenta el gran éxito de ventas de los dispositivos Amazon Echo en Navidad, hasta el punto de que Alexa ha dejado de funcionar durante unas horas, por problemas de saturación.

En España el fallo ha sido más limitado, ya que aquí el día más popular para hacer regalos sigue siendo el 6 de enero, Día de Reyes.