Los principales partidos políticos y el coche eléctrico en España: así se han posicionado

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Todos los partidos políticos de España dicen defender la instauración del coche eléctrico, pero las medidas todavía parecen no ser suficientes. ¿Qué han hecho hasta ahora cada uno de ellos?

Los partidos políticos en España comienzan a tener diferentes posiciones acerca del coche eléctrico. A través de promesas electorales, futuras (o actuales) medidas o proposiciones no de ley, se posicionan de una u otra forma con respecto a la movilidad eléctrica en nuestro país.

Por eso hemos querido repasar los distintos planes que tiene cada partido político: si tienen previstas ayudas, medidas a corto o largo plazo, propuestas ya llevadas al Congreso…

De momento es difícil saber qué propondrán para las siguientes elecciones en su programa electoral (de momento, el único al que tenemos acceso es al de 2016). Pero vamos a ver cómo se posicionan a este respecto a día de hoy.

Partido Popular

Comenzamos por el Partido Popular. En los últimos años el Ejecutivo ha instaurado una serie de ayudas para fomentar el “rejuvenecimiento” del parque automovilístico de nuestro país. El más recordado es el plan PIVE, con unas ayudas a la compra de coches nuevos (entregando el antiguo) de las que se beneficiaron miles de personas en nuestro país, con una buena acogida.

Otro de los planes más conocidos ha sido el MOVEA, vigente durante 2016 y 2017. Este plan, fomentaba la adquisición de vehículos de energías alternativas y la implantación de puntos de recarga de vehículos eléctricos.

Pero ahora el ex-partido del Gobierno ha instaurado el denominado Plan MOVALT 2018. Un plan que no contempla la ayuda a la compra de coches de gasolina y diésel. Únicamente las ayudas van destinadas a la movilidad sostenible. Ayudas que van desde los 5.000 a los 18.000 euros para coches eléctricos, GLP autogás, de gas natural comprimido y licuado.

A esto hay que sumarle los 1.000 euros por compra que aportarán los concesionarios que se adscriban a esta ayuda del plan MOVALT, destinados en el caso de los 100% eléctricos al punto de recarga. Aunque, ¡ojo! También están incluidos los renting de coches nuevos.

Las personas que pueden beneficiarse de este plan son:

  • Personas físicas, profesionales autónomos, entidades locales, Comunidades Autónomas y entidades públicas dependientes del Estado.
     
  • Empresas privadas: pymes y grandes empresas que no estén en crisis.

Además, el Partido Popular encontró respaldo el pasado octubre para su iniciativa en apoyo del coche autónomo en nuestro país. Eso sí, esto les valió las críticas de la oposición por entender que no habían hecho lo suficiente por la movilidad eléctrica. El anterior partido del Gobierno se defendió alegando que todos los coches autónomos serán, obviamente, eléctricos.

PSOE

El Partido Socialista registró a finales de pasado 2017 una proposición no de ley en el Congreso. En esta proposición le pedía al Gobierno que se pongan en marcha todas las medidas posibles para potenciar la movilidad eléctrica tanto en el transporte privado como en el público.

Su propuesta concreta es instaurar medidas tales como la creación de un observatorio del vehículo eléctrico. Esto permitiría coordinar las diferentes administraciones públicas y analizar si los programas de ayuda a este tipo de movilidad están funcionando o no. También para apoyar una mayor infraestructura de recarga de este tipo de coches.

Es decir, el PSOE propone un plan con vistas a 2030 en el que se fomente con ayudas e incentivos económicos la compra de coches eléctricos, inversión pública en más puntos para la red de recarga, etc.

También encontramos un ayuntamiento bajo el mando de este partido que merece ser destacado: Valladolid. En esta ciudad liderada por el socialista Óscar Puente se encuentra la única línea de autobuses completamente eléctrica de España sobre la que ya han puesto el foco otras 5 ciudades con la intención de copiarla.

Una red que cuenta con una recarga ultrarrápida de sus 5 autobuses para recargar sus baterías mediante un pantógrafo en apenas 4 minutos.

Ciudadanos

En cuanto el Gobierno sacó adelante el plan MOVALT 2018 del que hemos hablado antes, el partido de Albert Rivera presentó una proposición no de ley en la que solicitaba la instauración de un plan “plurianual” con ayudas directas a la compra de coches eléctricos. Una petición que es muy similar al ya implantado MOVALT.

Lo que se pretendía desde la formación naranja es que el Gobierno aumente las ayudas para la compra de coches eléctricos, para así poder llegar en 2020 a los 150.000 eléctricos en España.

Otras propuestas de la proposición no de ley de Ciudadanos:

  • Una ayuda mayor a las familias numerosas que comprasen modelos con más de 5 plazas.
     
  • Impulsar el desarrollo de infraestructuras de recarga de eléctricos en espacios públicos y privados, pero de una forma racional y sostenible.
     
  • La elaboración de un registro y que se hagan controles de seguridad de los puntos de recarga.
     
  • Promoción del uso de energías alternativas en el transporte público en coordinación con las comunidades autónomas.
     
  • Plan intermodal para el transporte de mercancías

Podemos e Izquierda Unida

Hace apenas unos días que el diputado Ricardo Sixto de Izquierda Unida (diputado y presidente de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso) ha registrado una iniciativa parlamentaria para que se garantice la “estabilidad y progresividad” de las ayudas a los vehículos eléctricos.

Una propuesta que lleva también las firmas de Alberto Garzón como portavoz parlamentario de IU y de Josep Vendrell, diputado de En Comú Podem y uno de los portavoces del grupo confederal en la Comisión de Economía, Industria y Competitividad donde se debatirá la iniciativa.

La proposición no de ley insta al Gobierno, entre otras medidas, a instaurar un plan estable de ayudas económicas para el vehículo eléctrico, ininterrumpido hasta el año 2020. Lo hacen con el fin de que las ventas no se concentren únicamente en ciertos momentos de ayudas puntuales, paralizándolas cuando no hay ninguna y hasta que se apruebe la siguiente.