La nueva etapa de Nokia queda perfectamente reflejada en el Nokia 7.1 que vamos analizar en estas líneas: móviles Android de gama media con la calidad en la construcción y la fiabilidad como principal característica.

Una eficiente política de actualizaciones y la calidad general en los móviles de Nokia han sido el hilo conductor de esta segunda ronda de móviles que Nokia presentaba de forma oficial, pero que hasta ahora no se ponen a la venta en nuestro país.

Las expectativas puestas en el Nokia 7.1 son muy altas ya que llega en un momento convulso para una gama media revolucionada por la llegada de nuevos fabricantes asiáticos que han cambiado las reglas de juego—y los precios—descolocando al resto de fabricantes a los que han cogido con el paso cambiado.

  Nokia 7.1 (2018)
Pantalla 5,84″ LCD IPS,19:9 con soporte HDR 10
Full HD+ (2.280 x 1.080 píxeles)
Procesador Qualcomm Snapdragon 636
RAM + memoria 3 GB + 32 GB (ampliable por microSD de hasta 400 GB)
Cámaras Trasera: 12 + 2 mpx
Frontal: 8 mpx
Sistema operativo Android One 8.0 Oreo (Actualizado a Android 9.0 Pie)
WiFi, 4G y Bluetooth 802.11 a/b/g/n/ac 2.4 GH + 5 GHz + Dual SIM 4G LTE (Cat. 6) + Bluetooth 5.0
Batería 3.060 mAh
Precio 299 euros

¿Estará a la altura de lo que se espera de este Nokia 7.1 de 2018? ¿Será suficiente su rendimiento en juegos? ¿y la calidad de la cámara del Nokia 7.1, dará la talla? Te contamos todos los detalles en este análisis afondo del Nokia 7.1 que ya ha rebajado ligeramente su precio de compra situándose por debajo de los 300 euros.

Nokia usa la elegancia y sobriedad como factor diferencial

Si tuviéramos que describir el diseño y construcción del Nokia 7.1 en solo dos palabras, sin duda esas serían elegancia y sobriedad.

Nokia ha sabido utilizar el diseño del Nokia 7.1 que estamos analizando para colocar a su nuevo móvil directamente en la categoría de gama media Premium de Android. Los materiales empleados en su fabricación bien podrían hacerlo pasar por un móvil de gama alta ya que su factoría es impecable.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Nokia se desmarca de una tendencia en la que los diseños clónicos hacen que todos los móviles de gama media parezcan iguales. En el caso de Nokia, su diseño es claramente único y diferenciador apostando por materiales de calidad en toda su gama de móviles de 2018.

  Nokia 7.1 Nokia 7 Plus Nokia 6.1 Plus
Dimensiones 149.7 x 71.2 x 8 milímetros 158.4 x 75.6 x 8 milímetros 147.2 x 71 x 8 milímetros
Pantalla 5,84″ (19:9) 79,9% del frontal 6″ (18:9) 77,2% del frontal 5,8″ (19:9) 81,5% del frontal
Peso 160 gramos 183 gramos 151 gramos
Materiales Aluminio en el marco + cristal en la trasera Cristal+ Aluminio en la trasera Aluminio en el marco + cristal en la trasera
Resistencia al agua No No No

Su aspecto general es monolítico y con tendencia a las líneas rectas, en contra de la mayoría de diseños curvos con bordes redondeados que puedes encontrar en la gama media actual. La trasera de cristal del Nokia 7.1 que estamos analizando es totalmente plana y únicamente renuncia a esa horizontalidad con una ligera curvatura de último momento que suaviza su inserción en un chasis de aluminio aeronáutico en el único acabado Midnight Blue disponible de este modelo.

En la trasera destaca la presencia de una cámara de doble lente firmada por Zeiss que se integra en vertical con el flash en el centro del tercio superior, mientras que justo debajo se ubica el sensor de huella dactilar y el logotipo de la marca.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Sorprende descubrir que, a diferencia de lo que sucede en otros terminales con traseras de cristal, la parte trasera del Nokia 7.1 se mantienen razonablemente limpia con el uso y no atrapa las huellas tanto como otros móviles. Sí tendrás que pasarle la bayeta de vez en cuando, pero se mantienen en buen estado incluso con un color tan delator como es el Azul medianoche del Nokia 7.1 que estamos analizando.

El marco de aluminio que perfila el terminal mantiene la tendencia hacia las líneas rectas con una ligera curvatura para unirse con las superficies planas de la trasera y el frontal dibujando un pequeño bisel cortado al diamante que hace que esa transición entre ángulos fluya de forma agradable y deja ver la presencia del metal aportando dos líneas cromadas en todo perímetro de este Nokia 7.1.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En la parte inferior del móvil encontramos un conector USB de tipo C, el orificio que indica la posición del micrófono inferior y un altavoz, en el lateral derecho encontramos los botones de volumen y encendido repitiendo el diseño biselado del marco, mientras que el lado opuesto encontramos la bandeja para dos tarjetas nano SIM o una nano SIM y una tarjeta de memoria micro SD.

El recorrido termina en la parte superior donde se aprovecha la inserción de los plásticos de las antenas para ubicar el jack de 3,5 mm para los auriculares y un segundo micrófono.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Al sostenerlo en la mano transmite sensación de solidez. Tal vez en parte por esas líneas recias, tal vez por los 160 gramos. El agarre resulta muy cómodo y no da la sensación de ser un móvil resbaladizo como acostumbran a ser los móviles con traseras de cristal, aunque para evitar incidentes, puede ser recomendable usar una funda de silicona transparente para no eclipsar su delicioso diseño.

Al empezar a usarlo se tiene la sensación de que es un móvil compacto ya que encaja muy bien en la palma de la mano y se maneja muy fácil con una sola mano. Todo ello, a pesar de montar una pantalla de 5,84 pulgadas que solo ocupa el 79,9% del frontal.

Nokia 7.1, análisis y opinión

El resto de espacio lo ocupa un notch, que ocupa menos de un 30% de la parte superior, en el que se ubican el altavoz de llamadas y la cámara frontal. Aquí también encontramos unos marcos algo más gruesos de lo que cabría esperar en un móvil que se presenta con todas las cualidades para, al menos, llevar la pantalla hasta los límites del borde lateral y superior.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En la parte inferior del frontal encontramos el logotipo de Nokia y una “barbilla” que también podría haberse reducido un poco más pero que en general, que da bien integrada en el conjunto que podría considerarse sin temor a equivocarnos, como uno de los más bonitos y elegantes de la gama media Premium.

Pantalla HDR para rendirse a sus pies

La pantalla es, sin duda alguna, uno de los grandes puntos fuertes del Nokia 7.1 de 2018 ya que ofrece una calidad de imagen sublime, tanto a nivel de luminosidad, nitidez o colorimetría.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Nokia ha lanzado un órdago con su pantalla y la jugada les ha funcionado a las mil maravillas. Hablamos de una pantalla IPS de 5,84 pulgadas con relación de aspecto 19:9 con un pequeño notch en su parte superior y una resolución Full HD+ de 2.280 x 1.080 píxeles que resultan en una densidad de 432 ppp.

Una de las principales novedades de esta pantalla es la integración de la tecnología PureDisplay, nombre que nos transporta automáticamente a las míticas cámaras de los extintos Lumia de gama alta con Windows Phone que ofrecían una calidad superior.

Esta tecnología habilita el soporte para mostrar contenido en HDR 10, lo cual hace de forma brillante, ofreciendo una calidad de imagen con amplio rango dinamico realmente asombrosa, sobre todo teniendo en cuenta que nos encontramos ante un móvil de gama media que apenas supera los 300 euros, y no ante un terminal de gama alta.

Nokia 7.1, análisis y opinión

PureDisplay no solo permite ver en HDR los vídeos o imágenes compatibles con esta tecnología, también mejora la calidad de imagen en general aplicando un filtro conversor con el todo el contenido que se reproduzca mejora sus valores de brillo y contraste.

El calibrado de la pantalla PureDisplay del Nokia 7.1 no deja lugar a ninguna objeción ya que, incluso activando el modo de ajuste automático del brillo, se comporta de forma precisa y no solo se limita a aumentar o reducir el brillo en función de la luz ambienta, sino que también ajusta su temperatura para conservar en todo momento la mejor visibilidad y sin tendencia a colorear los blancos.

El rendimiento no deslumbra, pero es suficiente para el día a día

Como si de una montaña rusa se tratara, en este análisis del Nokia 7.1 pasamos de los puntos fuertes a los puntos débiles, que en este terminal sin duda se encuentra en el rendimiento.

En su interior encontramos un procesador Qualcomm Snapdragon 636 equipado con ocho núcleos Kryo 260. En el Nokia 7.1 que estamos analizando se montan 3 GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento interno que nos vienen a despertar del ensueño que vivimos con su pantalla para recordarnos, de nuevo, que nos encontramos ante un móvil de gama media con un precio por debajo de los 300 euros.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Si no tienes intención de usar dos tarjetas SIM, el Nokia 7.1 permite ampliar la capacidad de almacenamiento hasta en 400 GB mediante una tarjeta micro SD.

El rendimiento del Nokia 7.1 en las apps de mensajería, correo, redes sociales, ofimática o música en streaming habituales del día a día muestran una buena respuesta con un comportamiento fluido al conmutar entre apps, sin que se aprecien tirones al cambiar entre aplicaciones.

  Nokia 7.1 Xiaomi Redmi 5 Note Huawei Mate 20 Lite BQ Aquaris X2 Pro
Procesador Snapdragon 636 Snapdragon 636 Kirin 710 Snapdragon 660
RAM 3GB 3GB 4 GB 4 GB
AnTuTu 116.538 115.748 137.128 140.913
3D Mark (Sling Shot) 944 / 752 931 / 760  1.441 N.D.
GeekBench
Single
Multi
1329
4882
1.319
4.899
1.265
4.409

1.640
5.846

PCMark 2.0 6.126 5.704 6.551 6.064
AIMark 200 201 135 N.D.

Pero donde sí penaliza el rendimiento del Nokia 7.1 que estamos analizando a fondo es a la hora de ejecutar algunos de los mejores juegos para Android. En PlayerUnknown’s Battlegrounds, por ejemplo, se configura automáticamente en un ajuste gráfico de calidad baja que, aunque la extraordinaria calidad de su pantalla hace que se vea de lujo y no se experimentan tirones ni lag, pero sí se toma su tiempo para cargarse.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Algo similar sucede con otros juegos como Asphalt 9, donde se disfruta de buena fluidez durante el juego, pero a costa de bajar la calidad gráfica que permite la GPU Adreno 509 integrada en el SoC de Qualcomm.

En resumen, el rendimiento del Nokia 7.1 que analizamos, nos deja un tanto decepcionados en términos de fuerza bruta necesaria para ejecutar juegos por no poder exprimir un poco más el potencial de esa pantalla.

En lo referente a rendimiento, se habría agradecido una estrategia más en la línea de sus principales rivales como el BQ Aquaris X2 Pro, donde se unen una buena pantalla y el procesador más potente de la gama media. Apostar por un procesador que ofrece un menor rendimiento terminará por inclinar la balanza en su contra si no juega bien sus cartas con un precio atractivo.

En cualquier caso, insistimos, su comportamiento en el día a día es fluido y no se aprecia escasez de recursos ni en potencia del procesador, ni en el uso de la memoria RAM. Donde sí es posible que te encuentres en algún aprieto es si usas la versión de 32 GB como es el caso del Nokia 7.1 que estamos probando.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En 2018, donde la descarga de la actualización del sistema operativo ocupa ya 1,4 GB y con unas cámaras como las que monta este terminal, incluir 32 GB de almacenamiento interno se antoja algo justo.

Android One con actualización a Android 9.0 Pie incluida

Android One es uno de los grandes responsables de la fluidez que demuestra el Nokia 7.1 que hemos analizado. Si los amantes de la experiencia Android en estado puro ya estamos encantados con el comportamiento de Android One 8.1 Oreo que el Nokia 7.1 trae instalado de fábrica, el hecho de recibir una actualización del sistema a Android 9.0 Pie mientras lo probamos le pone la guinda al “pie”.

Con la actualización a Android One 9.0 Pie como un mero trámite tras la puesta en marcha, el software incluido en el Nokia 7.1 es el básico que se incluyen en todos los terminales con Android, ofreciendo una experiencia fluida al cambiar de app desde el nuevo visor de apps lanzadas.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Eso sí, los amantes de las opciones de personalización adicionales que incluyen determinadas capas se encontrarán limitados por las espartanas opciones de de personalización de la interfaz de usuario que permite Android One. Nada que reprochar a Nokia en este sentido ya que se consigue una experiencia de Android pura y sin aditivos. 

Nokia 7.1, análisis y opinión

La seguridad de acceso al Nokia 7.1 corre por cuenta de un sensor de huella dactilar que se conecta de forma correcta y que gana una nueva utilizada activando los gestos desde la interfaz. Al hacerlo, además de desbloquear el móvil con el sensor de huella, esta superficie se transforma en un panel táctil que te permite desplegar el panel de notificaciones al deslizar el dedo hacia arriba o abajo.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Una de las escasas aplicaciones que ha incluido Nokia es la app de soporte Nokia Mobile Care. Esta app permite obtener soporte técnico de Nokia, manuales de usuario, instalación de las apps más populares o monitorizar el estado del móvil.

El toque Zeiss se deja notar en la cámara

Por lo general, cuando una empresa especializada en fotografía colabora con una marca de smartphones, el resultado acostumbra a ser bastante bueno. Lo hemos visto en ejemplo como los Huawei P20 Pro y Mate 20 Pro con Leica. La relación entre Nokia y Zeiss se remonta décadas atrás en el tiempo ya que la marca finlandesa siempre ha contado con la marca alemana para fabricar las lentes de sus terminales y conseguir unos resultados ópticos más que notables.

El Nokia 7.1 tenemos entre manos monta una doble cámara trasera de 12 megapíxeles con una apertura de f/1,8 con Dual Pixel y una cámara secundaria con sensor monocromo de 5 megapíxeles y apertura f/2,4 que se encarga de calcular la profundidad de la escena para aplicar el desenfoque del fondo.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En términos generales, la valoración de la cámara del Nokia 7.1 es muy positiva. Es cierto que no se puede comparar a la calidad fotográfica que ofrecen los móviles de gama alta como el Google Píxel 3 o el iPhone Xs, pero se obtienen buenas fotos.

Una parte importante de la buena experiencia fotográfica del Nokia 7.1 la encontramos en su app de cámara. Aquí nos encontramos con varios modos de fotografía y vídeo entre los que destacan los modos de Bokeh en directo, para hacer retratos configurando el desenfoque del fondo; modo Pro, con todos los ajustes manuales necesarios para conseguir la foto que quieres, o el modo Foto, en el que se utiliza inteligencia artificial para mejorar el enfoque, balance de blancos y los parámetros de disparo de la cámara.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Cada uno de estos apartados de la app cuenta con algunos ajustes específicos en la barra superior, como el modo Belleza, acceso a Google Lens o añadir máscaras y animojis que animarán tus selfies y mensajes.

Una de las funciones curiosas que encontramos en la app de cámara del Nokia 7.1 es la función Dual Sight que permite usar las dos cámaras del Nokia 7.1, la frontal y la trasera, para crear un selfie doble. Algo que Nokia ha tenido a bien llamar Bothie. Un recurso curioso y creativo que también puedes usar en retratos o transmisiones en directo en Youtube u otros servicios desde la propia app.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En lo que a calidad se refiere, la cámara trasera del Nokia 7.1 que estamos probando se comporta realmente bien a pleno sol, mostrando un buen balance de blancos y calibrando con precisión la intensidad de los colores de forma que se mantienen fieles a los colores reales.

Dejándolo todo en manos de la cámara, se activa el HDR cuando es necesario y no requiere un gran esfuerzo hacer buenas fotos: enfocar, disparar… y listos.

Para comprobar el trabajo que hace el HDR de la cámara del Nokia 7.1, debemos buscar en las opciones de configuración de la cámara para activar o desactivar el HDR, ya que no cuenta con un botón directo en la app. Al hacerlo vemos que esta función sí actúa levantando ligeramente las zonas más oscuras, pero su presencia tampoco es tan decisiva ya que, por ejemplo, apenas es capaz de compensar la sobreexposición del cielo en una foto.

Nokia 7.1, análisis y opinión
Nokia 7.1, análisis y opinión

Otra de las opciones interesantes es la que permite ajustar el desenfoque del fondo en las fotos. El Nokia 7.1 ha demostrado ser muy conservador en este parámetro, evitando caer en el emborronamiento total del fondo que puedes observar en otros móviles con esta función.

Nokia 7.1, análisis y opinión

El desenfoque de fondo del Nokia 7.1 tiene un aspecto más natural que recrea mejor el desenfoque de profundidad de campo en las cámaras réflex.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Sin embargo, bajo determinadas condiciones de luz, la cámara del Nokia 7.1 tiene problemas para delimitar algunas zonas de desenfoque en la silueta del sujeto de la foto creando un halo enfocado alrededor. Si se elige un fondo contrastado y medianamente uniforme los resultados son muy satisfactorios y, por lo general, hace un buen trabajo con el desenfoque.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Eso sí, como hemos comentado, no esperes encontrar un desenfoque “empastado” ya que incluso en ajustando el desenfoque a su máximo valor, el efecto es muy discreto y se mantiene la silueta de los objetos ubicados tras el motivo principal.

Por la noche, la cámara principal del Nokia 7.1 sufre al enfrentarse a la falta de luz y se refleja en unas fotos con una presencia media de ruido, pero con una clara falta de nitidez. Sin duda, la falta de un estabilizador óptico complica el enfoque. Para los selfies nocturnos, Nokia ha optado por usar toda la pantalla del Nokia 7.1 a modo de flash y, al igual que para ajustar el tono y brillo del sistema de brillo automático de la pantalla, también usa el sensor de luz ambiental para captar la temperatura de la luz correcta y aplicar un filtro de color a la pantalla para que la cara no quede iluminada por la típica luz fría de los flashes.

Al abordar la cámara frontal del Nokia 7.1 el sistema de desenfoque de fondo pasa a ser automático, obteniendo resultados similares a los de la cámara trasera, un desenfoque natural sin un emborronamiento excesivo y manteniendo un recorte de la silueta bastante preciso. Aunque con fondos no uniformes le cuesta delimitar el recorte y puede mostrar halos enfocados, en general hace su trabajo con bastante precisión.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En el apartado de vídeo de la cámara del Nokia 7.1, además de la grabación de vídeo estándar, encontramos el modo de cámara lenta y cámara rápida que permiten grabar y editar vídeos en estos formatos. Además, el Nokia 7.1 que tenemos entre manos graba en 4K y cuenta con un sistema de estabilización electrónica que suaviza el movimiento al caminar.

Multimedia y conectividad inalámbrica para todos los gustos

El Nokia 7.1 cuenta con una amplia conectividad inalámbrica en la que destaca el soporte para Bluetooth 5.0, NFC, GPS y GLONASS. La velocidad de conexión a internet viene asegurada por la compatibilidad con redes Wi-Fi ac de doble banda (2,4 y 5 GHz) y conexión 4G LTE. Se dejan notar algunas ausencias como la falta de radio FM que no viene incluida en el Nokia 7.1.

¿Sabiás que la melodía tradicional de tu Nokia tiene origen español?

En el apartado de sonido, el móvil de Nokia no destaca especialmente por su calidad ya que solo cuenta con un altavoz en la parte inferior, algo que no contribuye a obtener una experiencia de sonido envolvente, detalle que sería especialmente destacable dada la excelente calidad que ofrece su pantalla.

A pesar de que el altavoz se escucha sin distorsiones hasta que se supera el 85% del volumen total, y que lo hace con una potencia considerable, es recomendable usar unos auriculares para disfrutar de una correcta calidad de audio.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Aun así, con un volumen por debajo de ese 85% del volumen total, el único altavoz del Nokia 7.1 que estamos probando, ofrece un sonido con un buen rango de frecuencias en el que se atreve con unos bajos que se dejan notar (teniendo en cuenta que solo tiene un altavoz) y dan algo de profundidad al sonido despuntando ligeramente del habitual sonido plano y metálico que ofrecen los móviles con un solo altavoz.

Por suerte para los potenciales usuarios de este Nokia 7.1, la marca finlandesa no se ha sumado a la tendencia de eliminar el conector para auriculares que luce en la parte superior. Al conectar unos auriculares al Nokia 7.1, el sonido se normaliza ofreciendo la calidad esperada, aunque si quieres ecualizar el sonido deberás hacerlo desde el reproductor de audio que estés usando ya que la Android One no ofrece esta configuración de sonido.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Si prefieres conectar tus auriculares mediante Bluetooth, el Nokia 7.1 permite hacerlo mediante un vínculo con Bluetooth 5.0, activando así el códec aptX HD de Qualcomm que mejora la tasa de transferencia de datos para obtener un sonido lleno de matices ya que el móvil puede enviar más información de audio a los auriculares. Para disfrutar de esa función los auriculares también deben ser compatibles con ese formato de transferencia.

Batería, otra bajada en la montaña rusa del Nokia 7.1

La autonomía de uso del Nokia 7.1 tampoco pasará a la historia por ser la más longeva de 2018. Se afianza dentro del tiempo medio de uso de los móviles de su categoría consiguiendo llegar al final del día sin problemas y con algo de batería de reserva, pero se hace necesario conectarlo durante la noche para retomar el día con baterías recargadas.

Qué es y cómo funciona la carga rápida en móviles

El Nokia 7.1 monta una batería de 3.060 mAh y hace un uso racional de esa energía dosificándola a lo largo de todo el día, de forma que puedes llegar cómodamente al final de la jornada haciendo un uso medio del móvil en el que se usan redes sociales, haces fotos, se ven algunos vídeos o se juega durante unos minutos para matar el tiempo en alguna espera.

Nokia 7.1, análisis y opinión

En un uso medio, hemos obtenido en torno a 4 horas y media de uso en cada carga según se refleja en el monitor de batería de Android, pero de acuerdo con los datos obtenidos con el benchmark para consumo de batería PCMark Work 2.0 Battery Life, el resultado que hemos obtenido con la batería del Nokia 7.1 es que ofrece un tiempo de uso de 5 horas y 28 minutos con el brillo de la pantalla al 100% y de 6 horas 50 minutos con el brillo al 50%.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Completar una carga de batería del Nokia 7.1 te llevará unas 2 horas, pero en 35 minutos ya dispones del 50% de su capacidad. Este es un comportamiento muy habitual en los móviles con sistemas de carga rápida QuickCharge, que fuerzan la carga con una mayor potencia al inicio del proceso, para ir reduciendo progresivamente esa intensidad a medida que la batería se va cargando.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Cabe decir que la mayor parte del tiempo de análisis de este Nokia 7.1 ha estado funcionando con Android One 8.1 Oreo, y solo los últimos días ha estado funcionando con la nueva actualización a Android 9.0 Pie. No obstante, no se ha apreciado un cambio radical en el consumo habitual de batería durante los días de uso con Android 9.0 Pie.

Conclusión, Nokia 7.1 es una montaña rusa de la que no queremos bajarnos

En términos generales, Nokia (o HMD Global) ha hecho un buen trabajo con este móvil y el balance final de la experiencia de uso se inclina hacia valores positivos. Es así a pesar de encontrarnos con prestaciones muy bien implementadas y otras a las que se le ha metido demasiado la tijera de recorte para ajustarse al límite de precio para este móvil.

Una parte importante de la excelente experiencia de uso se debe a que el contacto con el móvil transmite mucha calidad y es muy fácil acomodarlo en la mano por tamaño, diseño y materiales.

La apuesta de Nokia por montar una pantalla HDR con esa calidad en un móvil Android de gama media es realmente acertada, aunque le penaliza el hecho de tener que sacrificar algo de rendimiento para equilibrar el coste final de fabricación.

Nokia 7.1, análisis y opinión

La estrategia de Nokia con el Nokia 7.1 se ha decantado claramente por ofrecer un móvil con una calidad de pantalla y un diseño Premium, mientras que otros terminales con un precio similar, como el Pocophone F1, se centran en el rendimiento puro y duro, montando una pantalla correcta y un diseño cuanto menos discutible.

Tras probar el Nokia 7.1 nuestra conclusión es que estamos ante un móvil balanceado (que no equilibrado), ya que algunos componentes pueden dejar al usuario con una sensación agridulce. Nos referimos a la enorme diferencia entre el rendimiento de su procesador y la calidad de su pantalla, que desluce ligeramente la experiencia de juego.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Salvo esos momentos específicos en los que se requiere un extra de rendimiento, el comportamiento del Nokia 7.1 es más que suficiente para cubrir las necesidades de la inmensa mayoría de los usuarios, y de hacerlo de una forma muy satisfactoria. Además, el hecho de montar este procesador y no uno con mayor potencia tiene un impacto positivo sobre el consumo de batería.

El comportamiento de la cámara del Nokia 7.1 también es satisfactorio situándose por encima de la mayoría de móviles de gama media, pero muy por debajo de los de gama alta. Aquí se ha notado la calidad de las lentes Zeiss en el resultado final y, aunque con poca luz sufre para obtener buenas instantáneas, el balance es muy positivo.

Nokia 7.1, análisis y opinión

Hace apenas un año podríamos augurar que un móvil con las prestaciones del Nokia 7.1 por algo menos de 300 euros iba a ser un éxito de ventas seguro. Actualmente, no seríamos tan firmes al hacer esa afirmación. Sobre todo cuando podemos encontrar móviles como el Xiaomi Redmi 5 Note con prestaciones similares por algo más de 100 euros menos o móviles como el Xiaomi Mi A2, con mejores prestaciones por un precio similar. Lo que sí podemos asegurar es que vale cada euro que cuesta.

El Nokia 7.1 no es un móvil para disfrutar de los últimos videojuegos, pero sí te permite disfrutar de la máxima calidad de imagen al reproducir contenido multimedia en streaming (Amazon Prime y Netflix emiten series en HDR), por un precio asequible.

Las sensaciones que hemos tenido al analizar el Nokia 7.1 es la de estar subidos en una montaña rusa que sube y baja a medida que vas pasando por los diferentes apartados que hemos descrito en esta prueba pero que, al terminar el trayecto, te quedas con ganas de subirte una vuelta más porque la experiencia en general ha sido positiva.