Intel ha sido uno de los actores más importantes en tecnología durante las últimas décadas, basando el núcleo de su negocio en la fabricación de procesadores para ordenadores.

Sin embargo, la esencia misma de la tecnología está cambiando y un gran volumen del procesamiento de datos ya se hace en la nube. La llegada de las redes 5G no hará más que profundizar en esa tendencia llevando la inteligencia artificial y el machine learning hasta los dispositivos protagonizando una auténtica revolución en lo que a procesamiento se refiere.

Intel se ha propuesto liderar esa revolución potenciando su estrategia en la nube con procesadores optimizados con inteligencia artificial integrada para llevar a las infraestructuras en la nube a la máxima potencia.

Intel 5G

Nueva generación de procesadores para centros de datos, infraestructuras y estaciones de transmisión

Intel espera que los dispositivos conectados generen en torno a 175 Zettabytes de datos de cara a 2025. Esto supone un crecimiento anual del 25%.

Ante semejante incremento en el flujo de datos que se genera hacia los servidores en la nube se hace necesario un considerable aumento de potencia en los procesadores de esos servidores.

Intel

La nueva generación de procesadores Intel Xeon mejoran su rendimiento hasta en un 36% obteniendo un impulso adicional para procesos de inteligencia artificial y aprendizaje automático que mejora hasta en 6 veces su velocidad de procesado.

Los centros de datos no son los únicos que van a ver incrementado el flujo de datos en los próximos años. La llegada del 5G va a masificar las transmisiones inalámbricas, por lo que Intel ha preparado algunas soluciones de hardware para afrontar ese aumento de la demanda en el envío de grandes cantidades de datos de forma inalámbrica.

La inteligencia artificial llegará a la gestión de redes integrado en el procesador Intel Atom P5900, que servirá de elemento facilitador para mejorar la latencia, el ancho de banda y la seguridad en la gestión de las conexiones en la estación base.

Inteligencia Artificial

Este nuevo chip casi cuadruplica la velocidad en la gestión de paquetes de datos y aumenta la seguridad de las transmisiones potenciando las operaciones de cifrado de datos.

También se mejoran los sistemas de acceso a redes mediante 5G con un nuevo abanico de soluciones ASIC (Application Specific Integrated Circuit) y FPGA (Field Programmable Gate Array) con las que se agilizan las operaciones de transmisión, cifrado y envío de datos a la red.

Plataformas virtuales para optimizar el despliegue de redes

El nuevo hardware viene a asentar la creciente tendencia al alza de la virtualización de las redes, expandiendo su potencial bajo el paraguas de un hardware más eficiente.

Según Intel, en la actualidad el 50% de los despliegues de redes centrales se virtualizan, y se espera que, de cara a 2024, al menos el 80% de estas redes se desplegarán de forma virtual.

Servidor

Este cambio hacia la virtualización hace que sea más fácil implementar servicios en la nube orientados al comercio electrónico, al entretenimiento o al impulso industrial.

La llegada de las redes 5G supondrá el impulso definitivo para mover definitivamente toda la carga de procesado a la nube, por lo que los centros de datos y las estaciones base de transmisión se han convertido en el principal objetivo para Intel y su nueva generación de procesadores y servicios de cara al futuro.