La batalla de los asistentes virtual no sólo está más viva que nunca, sino que parece que seguirá subiendo de intensidad este año. Google Assistant, el asistente virtual de Google, prepara varias novedades para resistir.

Claro está que en algunos casos no son cambios exclusivos del asistente de Google, sino que serán comunes a todos. La competencia también aprieta y cada vez ofrecen mejores resultados y más funciones.

No cabe duda de que ahora mismo es Alexa, de Amazon, el rival a batir. Con las sucesivas rebajas de precio de los Echo, la compañía ha conseguido meter su asistente en millones de hogares en apenas unos meses.

Ante eso, los Google Home reaccionarán. Estas son algunas de las nuevas cosas que esperamos oír cuando digamos «Ok, Google» en 2019.

Más seguridad y mejor privacidad

Google Home hub

Pese a las garantías que todas las empresas dan a los usuarios, la privacidad sigue siendo una preocupación de primer orden, un impedimento incluso a la hora de vender dispositivos con un asistente virtual integrado. Al fin y al cabo estás metiendo en casa un dispositivo que oye todo lo que dices y hasta grabas todo lo que haces.

Los sucesivos escándalos y problemas de seguridad de Facebook y otras tecnológicas no han ayudado a que la gente se sienta más segura y confiada, aunque puede que veamos algunos cambios a lo largo de este año.

Prácticamente todas las compañías, Google incluida, preparan cambios al respecto. Un cifrado más seguro, servidores a prueba de ataques y sobre todo una cosa: la gestión a nivel local de todos los datos. Esto significa que tus datos no saldrán de tu asistente, algo que ya garantiza Apple a sus usuarios.

Veremos si se confirma y la privacidad reforzada es una característica de Google Assistant próximamente.

Una comprensión menos «mecánica»

Google Assistant

Android Assistant on the Google Pixel XL smartphone

Una vez que tienes un asistente virtual, ya sea en el móvil o en otro dispositivo, tienes que aprender a comunicarte con él. Eso significa que no le hablas como le hablarías a otra persona.

Para empezar, el «Ok, Google» no es demasiado natural, como tampoco lo son los comandos. Hay veces que si en lugar de decir «Ok, Google, pon música en Spotify» dices «Ok, Google, me apetece un poco de música» simplemente no comprende lo que estás diciendo.

Es sólo un caso, pero ilustra la dificultad de los asistentes virtuales hoy día para entender el lenguaje natural y no mecánico.

Lo mismo pasa con las recomendaciones y respuestas, son demasiado planas y simples. A partir de 2019, tanto Google como otras desarrolladoras quieren que sean mucho más personalizadas.

Esto significa que basándose en tus gustos, lugar o incluso en la hora del día, la respuesta que obtengas puede variar, justo como si estuvieras hablando con una persona.