Si necesitas cambiar tu vida, estos 7 consejos sencillos te harán ser otra persona

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Las redes sociales y las apariencias nos quieren hacer ver lo contrario, pero la realidad es que la mayoría de las personas no están satisfechas con su vida.

Nos gustaria ser más felices, más activos, disfrutar más de la vida. A veces las circunstancias laborales o personales no nos lo permiten, pero lo cierto es que si quieres cambiar tu vida, debes empezar tu mismo a dar el primer caso.

No se trata de hacer locuras, borrón y cuenta nueva, tirarlo todo por la borda y empezar de cero. Esa es una forma (radical) de cambiar tu vida, pero no es necesario romper con todo. Vamos a mostrarte siete sencillos consejos para cambiar tu vida en dos meses. Ponlos en práctica, y notarás cambios a mejor. ¡Garantizado!

Disfruta de tu ciudad

Tenemos la mala costumbre de irnos de vacaciones a todos los rincones del mundo, pero luego no conocemos la ciudad en donde vivimos. Un buen hábito para romper con la rutina es conocer todos los días lugares y personas nuevas. Y la forma más cercana de hacerlo, es en tu ciudad.

Sal a la calle y cada día descubre una nueva calle, una tienda, un museo o un restaurante que no conocías. Infórmate de las actividades, exposiciones o cursos que se organizan en tu ciudad, e intenta acudir a todos los que puedas.

Olvida el pasado

El pasado es un lastre que pesa sobre nosotros como una losa, y nos impide avanzar. El pasado es pasado, y no se puede cambiar. Pensar en él, en nuestros fracasos o en nuestros desengaños, solo sirve para estresarnos, herirnos, y hacer más difícil que nos centremos en el presente y en el futuro.

Si quieres mejorar tu vida, no vuelvas la vista al pasado. No quiere decir que olvides, pero sí que no te dejes influenciar por él. Aquí tienes algunos trucos para dejar de arrepentirte de tus errores del pasado.

Aparca el móvil

El móvil es enemigo de tu libertad. Es tan sencillo como eso. Engancharte al móvil, a las redes sociales, no va a hacerte más feliz. Es solo una ilusión. Responder constantemente a mensajes y cumplir las expectativas de los demás lo único que hace es esclavizarte y estresarte. Usar el móvil es imprescindible hoy en día, pero aprende a desconectar, a no estar pendiente todo el día de él. La mayoría de los mensajes pueden esperar. Existen apps para concentrarse que te ayudarán a ello.

Mejora tu dieta

Para ser felices y estar contentos con nosotros mismos, la salud es importante. Poco a poco, intenta seguir una dieta más sana. Elimina alimentos procesados y come más alimentos frescos y naturales. Reduce los azúcares y las grasas.

Haz más deporte

El complemento a una dieta sana, es el deporte. Comienza saliendo a andar todos los días media hora. Después intenta pasarte a la bici, o al running. Si puedes, apúntate a un gimnasio y paga varias cuotas por adelantado. Así te obligarás a acudir. El deporte cambia la vida, y solo lo descubrirás cuando lo practiques.

Dedícate más tiempo a tí mismo

Dedicamos mucho tiempo al trabajo, la familia, los amigos… Para sentirte más satisfecho como persona, necesitas convertirte en mejor persona. Tienes que mejorar tus capacidades, mediante el desarrollo personal.

Si sufres estrés o ansiedad, apúntate a clases de meditación, yoga o mindfulness.

Si te gusta leer, intenta leer al menos media hora todos los días. Si te gusta el cine o la series, intenta encontrar tu hora de series, y disfrutar con lo que te gusta.

Si te inquieta el hambre en el mundo o el cambio climático, apúntate a una ONG. En muchos casos puedes echar una mano incluso desde tu casa, a través de Internet.

Pon en marcha un proyecto

Haz una lista de las cosas que te gustaría hacer, y comienza con la más sencilla. Sin pensarlo, hazla: redecorar tu habitación, aprender a cocinar, montarte tu propio ordenador, crear tu propio jardín en la terraza. Lo que sea. Pero hazlo. La felicidad está en hacer proyectos que nos gustan, aunque sean pequeños. Poco a poco, irás acometiendo otros más grandes.

Todos estos consejos sencillos para cambiar de vida, se reducen en un solo: fuerza de voluntad para hacerlo. Todo ellos exigen fuerza de voluntad, y ser constantes, pero no es una exigencia demasiado alta. Intenta ponerlos en práctica poco a poco, y notarás cómo tu vida cambia a mejor.