Toyota C-HR, probamos la tecnología de este crossover híbrido

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Hablar de la tecnología híbrida de Toyota equivale a hablar de un concepto por el que esta marca nipona lleva muchos años apostando, antes incluso de que todo el mundo hablara del coche eléctrico. Podría decirse que todo empezó con el Prius, un modelo que no se lanzó en 2012, 2011 o 2010: se presentó en 1997, y fue fruto de un proyecto secreto dentro de la casa en el que trabajaron empleados que estaban completamente separados del resto de la compañía. Este proyecto dio pie a una revolución en la que a día de hoy ya estamos completamente envueltos.

El Toyota C-HR es uno de los cuatro modelos de coches híbridos que distribuye a día de hoy Toyota, y se trata de lo que la marca define como crossover híbrido: un SUV compacto que comenzó a producirse en 2016 y que nosotros, en ComputerHoy.com, hemos probado en su última versión para nuestro vertical de Motor. En esta prueba de la tecnología del C-HR de Toyota os vamos a mostrar en detalle todo lo que ofrece este coche desde el punto de vista tecnológico.

Toyota es una marca que todavía no ha decidido dar el salto a los coches eléctricos: de hecho, ni siquiera ha incorporado la tecnología híbrida enchufable en sus modelos, y sigue fiel a su concepto de coche híbrido. El cambio llegará en 2020, como harán muchos otros fabricantes, y de momento la compañía prefiere seguir exprimiendo su experiencia en este mercado. El Toyota C-HR, por lo tanto, es un híbrido “puro”.

El C-HR ha tenido un año redondo en cuanto a ventas: cada ciertos meses, se ha colado una y otra vez en las listas de los coches más vendidos en España. Es curioso, pero se vende mejor incluso que el propio Prius, el referente de la marca en cuanto a sus modelos híbridos. El modelo más sencillo parte de un precio de 24.850 euros con el descuento de la marca, y este año ha sido líder indiscutible en cuanto a ventas de SUVs híbridos.

Sin entrar en tecnicismos, cosa para la cual os remitimos a la ficha de este coche de nuestros compañeros de AutoBild.es, os podemos decir que esta unidad que hemos probado del Toyota C-HR traía un motor gasolina 1.8 de 122 caballos que se complementa con una batería de 1,3 kWh de capacidad. Es una batería pequeña, y está ahí de apoyo, no como sustituto, de forma que no está pensada para hacer largos recorridos en modo cien por cien eléctrico. Y hasta ahí las presentaciones: vayamos ahora con la prueba de su tecnología.

Toyota Touch 2 & GO y un cuadro de instrumentos medio-digital

Antes de desmerluzar la tecnología híbrida del motor, para hacer más amena la lectura de esta prueba de la tecnología del Toyota C-HR vamos a empezar hablando de todo lo relacionado con su tecnología interior: aquello que ves cuando te subes a bordo del coche.

Empecemos por el navegador. Estamos ante el sistema multimedia Toyota Touch 2 & GO, un opcional dentro de la gama 2019 de la marca que incluye una pantalla táctil de ocho pulgadas cuya interfaz, pese a que se nota que está unos años por detrás de los sistemas multimedia de las marcas premium, tiene todas las opciones que hoy en día le podemos pedir a un coche en el mercado.

La pantalla es táctil, y para facilitar la navegación dispone de unos botones también sensibles al tacto a ambos lados del panel: se trata de diferentes accesos directos que te permiten saltar directamente a apartados como el mapa, los servicios de Toyota Online o la música. Y si tienes el coche conectado a la red, es entonces cuando puedes aprovechar realmente todos sus servicios.

A continuación os dejamos un vídeo con un recorrido por todos los apartados de la interfaz del navegador del Toyota C-HR:

Tal y como decíamos, no es la interfaz más rápida ni mejor trabajada que hemos visto en nuestras pruebas de motor en ComputerHoy.com, pero también hay que tener en mente la gama y el segmento al que pertenece este coche. El hecho de que cuente por ejemplo con la compatibilidad con la aplicación Coyote, de cara a recibir avisos de radar, es todo un punto a su favor.

Pero si hay un detalle que no le perdonamos a la tecnología interior del C-HR, eso es… ¡la ausencia de una ruleta de volumen para la música! En lugar de eso, Toyota te obliga a usar los botones para subir o bajar el volumen, pero no hay una ruleta tradicional para silenciar o subir el nivel de golpe (salvo por un botón de silencio que queda lejos al alcance de la mano, ya que está en el panel del navegador).

Luego está el cuadro de instrumentos. Es medio-digital, y medio-analógico: tiene dos relojes analógicos, y uno sirve para ver el estado del motor (que no las revoluciones: solamente tiene tres estados (carga, Eco y Power), y te dice si se está cargando la batería, si vas en modo eléctrico o si ha entrado en marcha el motor de combustión), y el otro para conocer la velocidad. Entre uno y otro hay una pantalla a color de 4,2 pulgadas.

Esta pantalla –con tecnología TFT– permite consultar datos tales como la autonomía restante, el consumo, los límites de velocidad que la cámara del coche reconoce en la carretera, indicaciones de ruta del navegador, el estado de los asistentes a la conducción… lo habitual en un coche hoy en día. Por estos menús te puedes mover desde los controles del volante, y resulta muy fácil hacerse a su funcionamiento.

Lo único que no nos ha terminado de gustar es la cantidad de información confusa que se muestra dentro del reloj de la izquierda en el cuadro de instrumentos: son muchas siglas diferentes (“BSM” –Blind Spot Monitor, lo hemos encontrado aquí– o “RCTA” –Rear Cross Traffic Alert–, por ejemplo) que, salvo que te molestes en mirarlo en el manual, no tienes ni idea de a qué se refieren y por qué están encendidos en forma de testigos. Menos mal que Toyota tiene un artículo en el que lo explica todo.

Así es el SUV híbrido de Toyota

¿Por qué en un medio de tecnología vamos a hablar de un coche híbrido? ¿Eso no es cosa de los medios de motor? Porque los coches híbridos ya no son solamente cosa de los más aficionados al mundo del motor, sino que ahora cualquier persona que esté en la búsqueda de un coche nuevo la primera pregunta con la que seguramente llegue al concesionario es: ¿puedo entrar con este coche en la ciudad? Por lo tanto, te interesa saber cómo funciona.

Lo primero: este coche tiene pegatina ECO, lo que quiere decir que podrás entrar con él en el centro de grandes ciudades como Madrid a partir del próximo año –aunque con ciertas limitaciones–. Toyota *todavía* no tiene modelos cero emisiones en su catálogo, y es importante remarcar ese “todavía” porque precisamente hace unas semanas la compañía anunciaba la creación de una división Cero Emisiones. ¿Recordáis cuando os hablábamos al comienzo de este artículo de cómo nació el primer Prius?

En el caso del Toyota C-HR, estamos hablando de un coche híbrido en el que no te queda más remedio que confiar en que será el coche el que mejor sabe cómo optimizar el funcionamiento del motor para alcanzar el mayor equilibrio en cuanto a eficiencia en los consumos. Hay tres modos de conducción disponibles (Sport, Normal y Eco), pero es un punto en su contra el que estén ocultos en la interfaz del cuadro de instrumentos, y no accesibles con un botón físico como en muchos otros coches híbridos.

Lo único que sí tenemos al alcance de nuestra mano es el botón EV: si lo pulsamos, forzamos al coche a que entre en modo eléctrico puro. La autonomía de un híbrido como el C-HR en este modo es muy reducida, y se desactiva en cuanto le pides um mínimo de empuje al coche, de manera que vale para poco más que para hacer un pequeño recorrido por ciudad sin gastar un solo litro de combustible y sin emitir ruidos ni gases.

La seguridad de Toyota

En su renovación de 2019, el Toyota C-HR ha recibido novedades como el detector de ángulo muerto o la alerta de tráfico trasero, que se incluyen de serie desde el acabado Advance. Pero eso no es todo: de serie, también tenemos otras tecnologías ya conocidas por todo el mundo como por ejemplo el control de crucero adaptativo, el avisador de cambio involuntario de carril (con control de dirección) o el reconocimiento de señales de tráfico, así como también es digno de mención el hecho de que todas las versiones traen siempre un total de siete airbags.

El Toyota C-HR está a la venta en España a un precio que parte de los 24.850 euros (con el descuento de la marca).