7 errores al lavar la ropa que tú también cometes en casa

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Aunque no lo creas, tú también cometes errores al lavar la ropa. A priori, poner la lavadora puede parecernos una tarea del hogar bastante sencilla. Sin embargo, si nos dejamos llevar por la confianza de ser una labor fácil es muy posible que caigamos en alguno de los errores más comunes al lavar la ropa sin darnos cuenta.

Vamos con unas preguntas rápidas. ¿Sabes cuánto detergente debes echar en la lavadora?, ¿Cuánta ropa meter en la lavadora? o ¿cómo eliminar las manchas más resistentes de la ropa sucia? Si has dudado la respuesta a alguna (o todas) las cuestiones de este test rápido, has llegado al lugar indicado.

Como hemos visto no es tan sencillo como echar detergente y suavizante, poner el programa adecuado y que la lavadora comience a funcionar para tener la ropa limpia. No. La ciencia detrás del proceso de lavar la ropa para que desaparezcan las manchas es algo más compleja, y requiere de una serie de consejos para conseguir dejar nuestra ropa limpia como el primer día. Incluyendo la que lavamos después de haberla comprado. Te lo explicamos a continuación.

Echa un vistazo a las lavadoras baratas de Amazon

1. Frotar mucho las manchas de la ropa.

Con frecuencia cuando nos manchamos (algo que nos pasa a cualquiera, no sólo a los más pequeños de la casa) tendemos a frotar en exceso la prenda de ropa buscando así eliminar cualquier resto de suciedad existente. Pues bien, este es uno de los errores más comunes al lavar la ropa.

Cuando nos manchemos la ropa, lo recomendable es actuar lo antes posible sobre la mancha en cuestión, limpiandola de manera suave; de lo contrario provocaremos que la tela se desgaste e incluso llegue a romperse. También se recomienda limpiar las manchas de la ropa por la parte de fuera, (que es donde está generalmente) en lugar del interior de la prenda.

2. Usar demasiado detergente.

Una de las preguntas que hacíamos al inicio de este post versaba sobre cuánta cantidad de detergente debemos usar para lavar la ropa. Hemos de tener presente que un exceso de espuma puede provocar la acumulación de bacterias y quedar prendas sin lavar dentro de la lavadora.

Lavar la ropa con agua fría, ¿de verdad es tan efectivo como hacerlo con agua caliente?

Lo mejor es comenzar a emplear la mitad de detergente que estamos usando ahora. Y a medida que vayamos viendo los resultados, ir o no incrementando la cantidad de manera gradual. El mejor medidor es el tapón de los botes de detergente.

3. Usar demasiado blanqueador para la ropa blanca.

O también caer en el fallo de echar un exceso de lejía para acabar con las manchas en la ropa blanca. En estos casos lo recomendable es dejar el electrodoméstico a un lado y apostar por un sencillo truco para acabar con las manchas en la ropa blanca: metemos las prendas en cuestión en una olla con un par de rodajas de limón y lo dejamos hervir durante unos minutos. Transcurrido este tiempo, la ropa blanca quedará limpia como el primer día.

4. Llenar la lavadora en exceso.

Una acumulación de prendas hará que queden las prendas juntas y no se laven correctamente. También hemos de prestar atención a aquellas prendas con cremalleras (como vaqueros), las cuales pueden engancharse a otras y provocar pequeños agujeros. En cambio, para prendas con botones (como las camisas), se recomienda meterlas en la lavadora totalmente desabrochadas.

5. Lavar prendas con la etiqueta de “limpieza en seco”.

Es importante leer las etiquetas de las prendas de ropa, puesto que cada una de ellas requiere una serie de cuidados. Si bien la mayoría de productos donde pone “limpieza en seco” (cuero, gamuza, seda, americanas, etc) pueden lavarse a mano y secarse al aire libre, no está de más verificarlo previamente.

El truco para saber si se puede meter una prenda de ropa en la lavadora es muy sencillo: primero realizaremos la denominada prueba de solidez de color para evitar la mezcla de color (cabe decir que el blanco se lava aparte), humedecemos un bastoncillo de algodón en detergente y frotamos con él sobre la prenda.

6. No tener la lavadora nivelada.

Puede parecer un error sin importancia, pero este electrodoméstico requiere una serie de cuidados. Uno de ellos es tener nivelar la lavadora para reducir la vibración y el ruido que provoca cuando está en funcionamiento. En caso de no estarlo, el suelo de la cocina acabará dañado al tiempo que se van a desgastar los componentes de la lavadora.

El mejor truco para nivelar la lavadora consiste en moverla de su posición habitual, moviéndola hacia adelante y atrás, hacia izquierda y derecha. Si se mueve la lavadora, procederemos a desenroscar las patas afectadas hasta que se sitúen todas a la misma altura.

7. No limpiar la lavadora.

Uno de las razones por las cuales no se lava bien la ropa es porque no hemos dedicado tiempo ni cuidados al electrodoméstico en sí. Al igual que hacemos con otros elementos, también hay que limpiar la lavadora cada cierto tiempo (dos meses aproximadamente), para eliminar restos y bacterias que han ido quedando almacenadas.

Una forma sencilla de limpiar la lavadora es emplear vinagre, lejía y agua. Vertimos un litro de cada uno de ellos en el interior y ponemos un programa de agua caliente sin ropa. En caso de tener mucha cal acumulada en las tuberías, añadiremos un litro de un producto antical. También es importante limpiar el filtro y la goma de la lavadora, dejando la puerta de la lavadora abierta para que no se acumule humedad ni moho.