DS 7 Crossback, tecnología con la seguridad por bandera: lo probamos

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Desde el año 2014, DS es una marca independiente de Citröen: nació en el 2010 bajo el seno de la compañía francesa, pero desde hará cuatro años opera por separado en el mercado. Eso, entre otras cosas, significa que ya no verás más el logotipo de DS acompañado debajo de la imagen de marca de Citröen: desde hace un tiempo, DS es una marca propia. Y el DS 7 es uno de sus máximos representantes.

A la cabeza de la apuesta de DS por el suculento mercado de los SUVs se encuentra el DS 7 Crossback, un modelo que ante todo hace gala de esas atrevidas líneas de diseño que tan famosa han hecho a la marca desde su llegada al mundo del motor. Es un coche que no pasa desapercibido allá donde va, y nosotros lo hemos probado a fondo en nuestra Zona Motor.

Pero los habituales del lugar ya sabréis que en la Zona Motor de ComputerHoy.com no os hablamos ni de sensaciones al volante ni del comportamiento del motor: como amantes de la tecnología que somos, lo que nos interesa es la tecnología de los coches. Y de eso, el DS 7 no va nada escaso: si hay algo que nos ha sorprendido, es la enorme cantidad de tecnologías de seguridad que trae. Te lo contamos.

DS 7 Crossback, un SUV de altos vuelos

Pese a que de la parte más “de motor” de este coche ya se han encargado de hablar nuestros compañeros de AutoBild.es, no podemos empezar la prueba tecnológica del DS 7 Crossback sin antes mencionar algunas de sus características técnicas: está disponible por un precio que parte de los 31.950 euros, y la versión que nosotros pudimos probar era la del acabado Grand Chic con interior Opera (hay cinco variedades de interior a elegir, todos ellos inspirados en nombres de barrios de París: Bastille, Rivoli, DS Performance, Faubourg y Opera). En lo que a motorización se refiere, la versión de más alta gama está disponible en gasolina (PureTech 180 y PureTech 225) y diésel (BlueHDi 180).

El DS 7 Crossback es un modelo muy especial dentro del catálogo de la marca francesa porque, para empezar, se trata del primer coche desarrollado de forma completamente independiente a Citröen. Este SUV de altos vuelos entra a competir cara a cara frente a alternativas como el Mazda CX-5, el Audi Q5 o el BMW X3. Pero, ¿qué tiene que decir de él su tecnología? Vamos a descubrirlo haciendo un repaso de su apartado más tecnológico.

Por dentro, lo digital se complementa con un guiño analógico

Es subirte a bordo del DS 7 Crossback y darte cuenta de que estás entrando en un coche diseñado con la tecnología en mente: dejando a un lado las futuristas formas que presentan prácticamente todos los elementos de su interior (desde los botones de las ventanillas hasta la interfaz del cuadro de instrumentos, todos ellos protagonizados por esos rombos que identifican de forma inconfundible a la marca), lo verdaderamente tecnológico está en las dos pantallas de 12 pulgadas cada una que hay en el salpicadero.

La primera pantalla que vemos es la del cuadro de instrumentos. Es un cuadro completamente digital, y eso significa que todo lo que se muestra en él es personalizable: tenemos cinco modos de vista diferentes (en realidad son seis, pero este último no os lo vamos a desvelar hasta dentro de un rato), y cada uno de ellos muestra información diferente en la pantalla.

Tal y como ya refleja el propio diseño del coche, la interfaz de esta instrumentación está lejos de ser convencional. Que nadie se espere ver un indicador de velocidad con el tradicional formato circular y una aguja en su interior: todo lleva el sello de DS, y eso significa que vamos a ver muchos triángulos y muchos rombos por todos los menús.

Podríamos decir que la interfaz misma del cuadro de instrumentos se divide también en tres “partes”: está el rombo de la izquierda, en el que se muestra siempre un dato (la velocidad, por ejemplo); después está el rombo de la derecha, en el que siempre se muestra otro dato (el consumo, por ejemplo); y luego está el centro de la pantalla, que dependiendo de la vista que elijamos sirve para mostrar una u otra información.

En el modo de Navegación, por ejemplo, podemos ver el mapa en el centro del cuadro de instrumentos para seguir una ruta de navegación sin necesidad de apartar la vista de la carretera; mientras que en el modo de Mínimo, por destacar otro ejemplo de los seis modos de vista, la interfaz solamente muestra la información básica (autonomía, velocidad y temperatura del motor) en forma de tres “rombos” diferentes en el cuadro. Hay un modo para cada usuario, en resumen.

De hecho, existe un modo de vista denominado como Personal en el que, como ya te estarás imaginando viendo su nombre, puedes elegir por ti mismo qué información ves en cada “rombo” en el cuadro. Este ajuste del modo personalizado se realiza desde el menú del navegador, y ahí puedes optar por seleccionar la información que quieres que salga en la pantalla.

¿Qué información puedes elegir ver en cada “rombo” del modo Personal? En el de la izquierda te puedes poner las revoluciones del motor, o un mini-mapa con el navegador, y en el de la derecha, tu nivel de vigilancia. ¿Cómo? ¿Nivel de vigilancia? De eso vamos a hablar dentro de unos párrafos.

Todos estos ajustes -y el resto de los que mencionaremos a lo largo de esta prueba tecnológica del DS 7 Crossback– van asociados a un perfil de conductor, y hay tres perfiles diferentes para elegir. De esta forma, si compartes el coche con alguien más puedes seguir teniendo todo a tu gusto con una simple pulsación en el menú del navegador.

Antes de seguir, no podemos pasar por alto el guiño analógico que esconde este DS 7 Crossback en su interior: no os podéis imaginar cuál fue nuestra reacción al comprobar que, tras pulsar el botón de Start, justo encima de la consola central se empezaba a desplegar… ¡un reloj analógico!

Es un detalle de lo más curioso en un coche tan tecnológico. Este reloj se oculta en el momento en el que apagamos el motor, y vuelve a salir cuando lo encendemos de nuevo. Sobre su diseño no diremos mucho, porque ya sabéis que para gustos, los colores.

Pero detengámonos un momento en esta prueba de la tecnología del DS 7 para dejar de lado por unos instantes todo lo relacionado con las pantallas y hablar de las funciones relacionadas con la seguridad.

El coche te observa para que no te distraigas

Ha llegado la hora de hablar de las funciones de seguridad del DS 7 que ya os hemos adelantado ya alguna pista a lo largo de este artículo. La primera de ellas se llama DS Driver Attention Monitoring, y es una tecnología que monitoriza la atención del conductor para evitar que se distraiga al volante. Al igual que el sistema e-Call, tras esta prueba hemos acabado convencidos de que debería ser obligatoria en todos los coches.

¿Cómo es posible que el coche vigile la atención del conductor? Si te fijas en lo que hay detrás del volante, verás que el DS 7 Crossback trae una pieza de color negro en el lugar en el que antaño —atención los más añejos del lugar— los coches traían el botón de los warnings: ahí se albergan los sensores que están constantemente vigilando tu vista para garantizar que tienes los ojos puestos en la carretera. Y si no lo haces, empieza la alerta.

Para empezar, el coche monitoriza que no te distraigas mirando el móvil o prestando demasiada atención al navegador mientras estás al volante: si lo haces, emitirá una alerta tanto sonora (con un pitido bastante contundente a través de los altavoces) como luminosa (en el navegador se mostrará el mensaje de ¡Permanezca atento!).

Esa es la parte de distracción. Pero hay más: está también la vigilancia de la somnolencia, que bajo este mismo sistema enfoca en todo momento tu vista para comprobar que no te estés quedando dormido. Si empiezas a dar signos de estar dejándote llevar a los brazos de Morfeo, también recibirás un aviso sonoro y luminoso.

Estos sensores de los que hablamos no se ven a plena luz del día, pero de noche sí que pudimos apreciar que emitían algo similar a una luz de color rojo mientras están en funcionamiento. En absoluto es algo que resulte molesto durante la conducción, ya que no interfiere en la visión del cuadro de instrumentos. De hecho, no lo vas a ver a no ser que te fijes en ello.

A modo de curiosidad, decir también que el cuadro de instrumentos incluye en una de sus seis vistas la opción de mostrar tu nivel de distracción y somnolencia sobre la pantalla. Es una buena forma de comprobar que el sensor realmente funciona, ya que pudimos ver cómo subía la barra de “Distracción” en cuanto apartábamos la vista de la carretera para -por ejemplo- mirar el navegador.

Por la noche hay una cámara nocturna haciendo de Ángel de la guarda

Tal y como os decíamos al hablar del cuadro de instrumentos digital, en este DS 7 disponemos en realidad de seis modos de vista para la pantalla que hay tras el volante: ese sexto modo está relacionado con el DS Night Vision, una tecnología de visión nocturna que entra en marcha en el momento en el que empieza a caer la luz del sol desde las primeras horas de la tarde.

Esta tecnología está disponible tanto a última hora de la tarde como por supuesto de noche, y consiste en una cámara nocturna ubicada en el frontal del coche que tiene la capacidad de detectar peatones y animales a una distancia de hasta 100 metros. Funciona tanto en ciudad como en carretera, y cuando estés al volante del DS 7 sabrás que está en marcha porque en el cuadro de instrumentos se te mostrará un icono de color verde con el dibujo de una media luna.

DS Night Vision es una tecnología orientada a salvar vidas tanto en ciudad y en carretera, pero especialmente en la primera, que es donde todo el que lleve años al volante podrá recordar alguna situación en la que un peatón ha aparecido de la nada en su trayectoria. El funcionamiento de este sistema está disponible tanto de forma activa como de forma pasiva, y puedes elegir cuál de los dos prefieres llevar activo. El sistema pasivo se activa siempre, mientras que el activo puedes decidir si quieres llevarlo o no.

De forma pasiva, el sistema lo que hace es analizar constantemente lo que hay delante del coche para, en caso de detectar un peatón/animal, emitir un aviso sonoro (con un pitido) y luminoso (ahora lo explicaremos) si en ese momento no has empezado todavía a frenar.

Además de que ya de por sí el aviso sonoro que emiten los altavoces en esta situación es más que suficiente para que reacciones inmediatamente, con este sistema se muestra también un pequeño recuadro en el cuadro de instrumentos en el que verás señalado con un rectángulo el peatón/animal que tienes en tu trayectoria y que probablemente no hayas visto. Así, sabrás exactamente por qué te alerta el sistema y cómo actuar ante esa situación.

Intel pondrá la tecnología de 8 millones de coches autónomos

Pero hay más. De forma activa, puedes decidir llevar en el cuadro de instrumentos ese sexto modo de vista de la interfaz del que te hemos hablado para ver siempre la cámara de visión nocturna mientras conduces. En carreteras secundarias por la noche, y por supuesto también en la ciudad, es un modo que te evitará más de un susto al volante.

Lo interesante de este modo de vista es que los peatones (y los animales) aparecen resaltados con un rectángulo amarillo, de forma que si te acercas a una zona mal iluminada y hay alguien a punto de cruzar, lo verás perfectamente señalado en el cuadro de instrumentos. Y si el coche detecta que no vas a frenar a tiempo, es entonces cuando emitirá la alerta.

Tal y como estáis viendo por vosotros mismos, el DS 7 Crossback es un coche que viene equipado hasta arriba en cuanto a tecnología. Y nos hemos dejado algunas funciones en el tintero, como la de DS Active LED (los faros tienen tres módulos LED giratorios que se adaptan a la trayectoria) o la de DS Active Scan Suspension (el coche anticipa las imperfecciones de la carretera para ajustar en tiempo real la suspensión), pero ya es hora de que pasemos a hablar del navegador.

Desde esta pantalla se controla todo el coche

Tal y como ya es cada vez más habitual en los coches de hoy en día, la pantalla del navegador del DS 7 sustituye buena parte de los controles que hasta ahora venían integrados en la consola central en forma de botones físicos. Desde aquí puedes regular la temperatura del climatizador (siempre disponible a ambos lados de la pantalla), los reglajes del vehículo o navegar por el mapa, entre muchas otras funciones.

Es un navegador que también es compatible tanto con Android Auto como Apple CarPlay, de manera que conectando tu teléfono al coche por cable conseguirás acceso a buena parte de las funciones del móvil directamente desde esta misma pantalla. Por supuesto, también podrás controlar las aplicaciones a través de comandos de voz.

Hablando de funciones en el móvil, en este sentido destaca también todo lo relacionado con MyDS. La marca ha desarrollado una aplicación para Android/iOS que permite acceder a datos del vehículo tales como los kilómetros recorridos, la autonomía restante o la fecha de la próxima revisión, entre otros.

Y no nos olvidemos de destacar que debajo del navegador encontramos una base de carga inalámbrica compatible con cualquier teléfono que disponga de esta tecnología. Es muy cómodo: te subes al coche, dejas ahí el móvil y para cuando te vayas a bajar tendrás la batería cargada sin necesidad de haber conectado el teléfono por cable en ningún momento.

¿Alguien había pedido un masaje?

De todas las funciones que tiene el navegador, la que más llamó nuestra atención durante la prueba de la tecnología del DS 7 fue la de DS Sensorial Drive. Que un coche sea capaz de dar masajes desde los asientos no es ninguna novedad, pero lo que ofrece esta función va más allá de eso: se trata de ambientes que se pueden personalizar tanto para el conductor como para el pasajero.

Hay dos ambientes disponibles: Cashmere y Titanium. Cada uno de ellos implica una configuración diferente que afecta al tipo de masaje que va a recibir el conductor y el pasajero, el nivel de intensidad de la iluminación interior e, incluso, el modo de conducción del coche. De ahí que la marca lo denomine como “ambientes”.

En ambos casos podemos modificar los ajustes que van asociados a cada ambiente, eligiendo el tipo de masaje que queremos recibir en cada asiento, así como también el modo de conducción o el nivel de intensidad de iluminación que implicada cada uno de estos dos ambientes.

Dash Cam incorporada de serie

¿Quién no ha escuchado hablar de las dash cam? Se trata de cámaras que se instalan en los coches con la finalidad de disponer de una prueba gráfica en caso de que haya un accidente, y en países como Rusia son muy populares gracias al impulso que han recibido por parte de las compañías aseguradoras de coches. DS ha optado por instalar una de estas cámaras de serie en los DS 7.

Una dash cam se le puede poner a cualquier coche, pero en este DS 7 la peculiaridad reside en que esa cámara viene instada de fábrica. Está ubicada detrás del retrovisor central, y su finalidad no es otra que registrar todo lo que ocurra cuando estamos conduciendo.

En caso de accidente, la cámara guardará automáticamente el último fragmento de 30 segundos antes del impacto y otro fragmento de un minuto después. Esta cámara tiene WiFi, y DS ha desarrollado una aplicación llamada DS ConnectedCam (disponible para Android y iOS) que permite que nos podamos conectar a ella para bajarnos al móvil todos los fragmentos de vídeo (o fotografías) que haya inmortalizado.

Por otra parte, la propia cámara dispone también en su parte inferior de un botón que permite tomar una fotografía en cualquier momento de lo que tenemos delante de nuestra trayectoria. Es muy útil si nos encontramos con alguna situación extraña en la carretera y queremos tener una prueba gráfica de ello.

¿Qué es un coche autónomo?

Aunque en el vídeo que tenéis insertado al comienzo de este artículo lo comentamos más a fondo, sobra decir que este coche dispone de diferentes tecnologías de asistencia a la conducción que incluyen tanto el control de crucero adaptativo como el asistente del mantenimiento de carril (lo que la marca denomina como DS Connected Pilot). Pero eso lo explicamos en el vídeo.

DS 7 Crossback, el coche conectado

Y hasta aquí llega nuestro repaso de las tecnologías del DS 7 Crossback. Esperamos que nuestra prueba os haya servido para conocer mejor la tecnología de este coche, y recordad que este modelo está a la venta en España por un precio que parte de los 32.950 euros.