El próximo iPhone en peligro: un virus ataca al fabricante de su procesador

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Un virus informático ha atacado a distintas plantas de producción de TSMC, el único fabricante que está produciendo el nuevo procesador del próximo iPhone. De momento no hay relación de daños, pero las pérdidas podrían ascender a millones de dólares.

Algunas fábricas del fabricante de semiconductores taiwanés TSMC, la empresa que está produciendo el nuevo procesador del próximo iPhone, han sido atacadas por un virus informático que ha inhabilitado parte de la cadena de producción.

El virus paralizó la producción de los procesadores del nuevo iPhone el pasado viernes por la noche, siendo esta una de las interrupciones más graves que ha experimentado la compañía en toda su historia. Varias de las herramientas de fabricación se habrían infectado por este virus, y si bien parte de la producción ya ha sido reiniciada, otras fábricas no volverán a operar hasta mañana domingo o incluso el lunes.

¿Quieres comprar un iPhone barato? Echa un vistazo a los productos reacondicionados de Amazon

Desde TSMC se ha aclarado que el virus no ha sido introducido por un pirata informático, y que darán más detalles en un comunicado el próximo lunes. De esta manera no está claro quién ataco a TSMC, el que es el mayor fabricante mundial de procesadores para compañías como Apple o Qualcomm.

Se trata de la primera vez que un virus derriba una instalación entera de TSMC, afectando en mayor o menor medida a una fábrica u otra. De esta manera tendremos que esperar al lunes para conocer más detalles concretos.

TSMC ha sido atacado por un virus anteriormente, pero en esta ocasión es la primera vez que un ataque de este estilo ha logrado afectar a nuestras líneas de producción”, señala la directora financiera de TSMC, Lora Ho, a Bloomberg.

De momento TSMC no se ha pronunciado sobre las pérdidas económicas que podría haber causado este ataque o si la producción del nuevo chip para el iPhone se ha visto alterada, lo que podría provocar un retraso en el lanzamiento de los nuevos teléfonos de Apple.