Si nos ceñimos al rendimiento de los móviles de Huawei en el mercado, y no a cuestiones políticas, 2018 fue un gran año para la compañía china. Lograron pasar la barrera propuesta de los 200 millones de dispositivos vendidos y se postularon, por fin, como otro de los fabricantes capaces de ofrecer un gran móvil de gama alta incluyendo este Mate 20 X.

Empezaron el año con tres dispositivos (P20, P20 Pro y P20 Lite) que, si bien no podían considerarse gamas alta por su rendimiento, algo que os contamos en nuestro análisis del P20 Pro, sí lo eran por el desempeño de sus cámaras, hasta tres en el modelo más avanzado.

Esa configuración de triple cámara empezó a hacer mella en el mercado, y otros fabricantes optaron por algo similar, e incluso por cuatro como el Samsung A9. Sin embargo, parecía que en lo que se refiere a rendimiento y versatilidad de muchas cámaras a la vez, solo Huawei podía superar sus modelos previos.

  Mate 20 X Mate 20 Mate 20 Pro
Pantalla 7,2″ OLED
Formato 18,7:9
Notch lágrima
Full HD+ (2.244 x 1.080 px)
HDR
6,53″ IPS
Formato 18,7:9
Notch lágrima
FHD+ (2.244 x 1.080 px)
HDR
6,39″ AMOLED
Formato 19,5:9
Notch ancho
QHD+ (3.120 x 1.440 px)
HDR
Procesador Kirin 980
RAM y memoria 6 GB RAM
128 GB + NM Card
4 GB RAM
128 GB +NM Card
6 GB RAM
128 GB + NM Card
Software  EMUI 9 (Android 9)
Cámara
trasera
40 Mpx f/1.8
20 Mpx f/2.2 (gran angular)
8 Mpx f/2.4 (telefoto x3)
12 Mpx f/1.8
16 Mpx f/2.2 (gran angular)
8 Mpx f/2.4 (telefoto x2)
40 Mpx f/1.8
20 Mpx f/2.2 (gran angular)
8 Mpx f/2.4 (telefoto x3)
Cámara frontal 24 Mpx f/2.0
Batería 5.000 mAh
SuperCharge
4.000 mAh
SuperCharge

4.200 mAh
SuperCharge 40W
Carga inalámbrica rápida
Carga inalámbrica inversa

Dimensiones 157,8 x 72,3 x 8,6 mm 158,2 x 77,2 x 8,3 mm 157,8 x 72,3 x 8,6 mm
Peso 232 gramos 189 gramos 188 gramos
Precio de salida 899 euros 799 euros 1.049 euros

Así llegaron los Mate 20 con tres cámaras, pero distinta configuración, más diagonal de pantalla y el nuevo y esperado Kirin 980, un chip con doble NPU para los cálculos de la inteligencia artificial. El rendimiento tanto del Mate 20 como del Mate 20 pro en cámara, batería y cálculos por segundo era – y es – espectacular, pero faltaba un miembro de la familia.

Se trata del Huawei Mate 20 X, un dispositivo que no iba a llegar en principio a nuestro país, pero que, suponemos, debido al buen rendimiento de los terminales de la compañía china, han decidido terminar lanzando aquí. El Mate 20 X es el móvil gaming de la compañía, aunque es algo que, como veremos, hay que coger con pinzas.

Análisis Huawei Mate 20 X

A continuación, vamos con el análisis del Huawei Mate 20 X, un móvil que bebe de sus hermanos y pone el foco en un público muy concreto con una gran pantalla como arma principal.

Volvemos a los »phablet»

El término »phablet», hace unos años, estaba reservado para los móviles de más de 5». En una realidad en la que superamos hace mucho tiempo esa diagonal en los terminales »normales», el término había perdido el sentido. Sin embargo, puede que valga la pena recuperarlo para la ocasión.

Análisis Huawei Mate 20 X

Y es que, el Huawei Mate 20 X es muy, muy grande. Es un móvil excelso en casi todos sus apartados, y nos topamos con un terminal de 174,6 milímetros de alto, 85,4 milímetros de ancho y un grosor de 8,15 milímetros.

Sorprende en las tres dimensiones, tanto por lo grande que es como porque es el más »delgado» de la familia Mate 20. Antes de pasar a la sensación en mano, repasemos el diseño. Básicamente, se trata de un Mate 20 »estirado». Contamos con un frontal que es todo pantalla, con marcos muy reducidos y un notch tipo gota.

Si damos la vuelta al terminal, nos topamos con la configuración de triple cámara y flash enclaustrada en un perfecto cuadrado en la parte superior central. Justo bajo las cámaras está el sensor de huellas, y hay un par de cosas que decir al respecto.

Análisis Huawei Mate 20 X

Si bien el sensor de huellas funciona a la perfección, siendo rápido y fiable, su colocación no es óptima, ya que debemos estirar el dedo bastante para poder llegar. Colocarlo en una posición más centrada habría sido lo óptimo en pos de la comodidad. Optar por la huella en pantalla, como el Mate 20 Pro, también habría sido una solución acertada.

Lo mismo pasa con la cámara. Está demasiado arriba y muchas veces, debido a lo grande que es el móvil, podemos tapar alguno de los sensores a la hora de hacer una fotografía. El »problema» es que Huawei ha cogido la base del Mate 20 y lo ha estirado hacia abajo, y lo que funcionaba en un terminal más pequeño, no funciona tan bien, a nivel de diseño, en uno así.

Análisis Huawei Mate 20 X

Para terminar con la parte trasera, el Mate 20 X está construido en cristal, pero no un cristal pulido como en sus hermanos, sino con un acabado rugoso, estriado, que permite un mejor agarre, y esto es algo que se agradece en un móvil tan grande. No es resbaladizo y resulta bastante agradable al tacto.

Si miramos la parte superior, tenemos un sensor infrarrojo, entrada para auriculares en la parte derecha y un altavoz en la parte izquierda.

Análisis Huawei Mate 20 X

En la parte inferior nos topamos con el puerto USB Tipo-C con carga rápida, de la que hablaremos más adelante, el micrófono y otro altavoz en la parte izquierda. Aquí tenemos, más allá del tamaño, la mayor diferencia con el Mate 20. 

Análisis Huawei Mate 20 X

Y es que, contamos con un altavoz estéreo que tiene un sonido portentoso, algo de lo que os hablaremos más adelante en el análisis del Mate 20 X, pero cuya colocación no es la más adecuada. Como siempre, esto es albo subjetivo, pero a la hora de jugar y reproducir vídeos, coloco el móvil de forma que el notch quede a la izquierda.

Análisis Huawei Mate 20 X

Si estoy viendo un vídeo, no tapo los altavoces, porque sé que están ahí y ahueco la mano para no obstruirlos. Sin embargo, al estar jugando sí los tapo, empobreciendo notablemente el sonido.

¿Puedo jugar colocando las manos más arriba, gracias a la inmensa pantalla? Sí. ¿Puedo coger el móvil al revés para que el notch quede a la derecha con el móvil en posición horizontal? También, pero no es lo natural para mi y es una decisión de sonido que ya obliga al usuario a cambiar su forma de actuar.

Una colocación más centrada, al optar por altavoces estéreo en esas zonas, habría sido lo adecuado. De hecho, el Mate 20 cuenta con el altavoz, el único, en la parte inferior derecha.

Análisis Huawei Mate 20 X
Hay que coger el móvil al revés para no tapar los altavoces

Por lo demás, el diseño del Mate 20 X es, como decíamos, calcado al del Mate 20. Y es que, a lo largo de este análisis del Mate 20 X veremos que hay elementos inspirados del Mate 20 mientras otros están extraídos, directamente, del Mate 20 Pro.

Análisis Huawei Mate 20 X
Mate 20 x vs Mate 20

Si nos vamos a los laterales, tenemos el izquierdo con la bandeja para la SIM y la tarjeta NM. En el derecho está el control de volumen y el botón de encendido/apagado/bloqueo con un ribete rojo y superficie metálica rugosa, que le da un toque bastante premium.

Ahora bien, ¿qué tal con un móvil tan grande entre manos? El Mate 20 X »cae» genial en la palma de la mano. Pese a su tamaño y peso, debido a la distribución del mismo, no es nada incómodo. 

Con el paso del tiempo sí se van haciendo patentes los 232 gramos que pesa el terminal, pero no es algo que me haya molestado. Es un móvil agradable en las manos, aunque está el eterno problema de no poder abarcar todo el frontal con el pulgar, pese a que Huawei ponga a nuestro alcance herramientas por software.

Análisis Huawei Mate 20 X
La pestaña de SIM y tarjeta NM reduce su tamaño al ser »de doble cara»

Está claro que es un móvil para usar a dos manos, y si os hacéis con él debéis tener en cuenta que puede que no entre en los bolsillos de todos vuestros pantalones. Es un móvil muy, muy grande, para lo bueno y lo malo, pero con un acabado top en todos los sentidos.

Pantalla OLED espectacular, pero que se queda corta

La pantalla del Mate 20 X cuenta con una diagonal de 7,2 pulgadas con un formato 18,7:9, exactamente el mismo que el del Mate 20, por lo que no resulta tan panorámico como otros móviles que encontramos en el mercado. El notch, además, es tipo gota, y con este tamaño, y anchura, queda bastante espacio a los laterales del mismo para mostrar notificaciones. De hecho, la cantidad de iconos que se apelotonan a la izquierda del notch pueden llegar a abrumar.

Análisis Huawei Mate 20 X

Como podéis imaginar, no cuenta con desbloqueo facial con sistema IR, sino con el tradicional de muchos móviles Android, mediante una foto que, sin ser tan rápido como un sistema IR, en condiciones de buena luz funciona razonablemente bien. Algo interesante es que no tenemos notificaciones por LED RGB, como sí tiene el Mate 20, ya que aquí se sustituye ese piloto por el Always on Display (o Siempre en Pantalla, como lo llama, de forma acertada, Huawei).

Gracias al panel OLED, podemos disfrutar del reloj y ciertas notificaciones con la pantalla del terminal apagada. Esto consume muy poca batería y es algo que podemos configurar (para que no esté todo el día, sino a ciertas horas).

Análisis Huawei Mate 20 X
A plena luz del día, la pantalla se ve espectacular

La resolución se queda en 2.244 x 1.080 píxeles, lo que significa que estamos ante una pantalla FullHD+ con una densidad de 345 píxeles por pulgada. Está claro que no es una mala cifra, y de hecho hay que fijarse para distinguir los píxeles, pero sí es cierto que le falta ese plus de »vistosidad» que sí tienen el Mate 20 Pro o el Razer Phone 2, y al ver vídeos en 1.080p, se nota, ya que se echa de menos la resolución 1.440p para ese tamaño de panel.

¿Qué tipo de pantalla es mejor para el móvil?

Sin embargo, compensa la falta de píxeles por pulgada con un OLED muy bien calibrado con posibilidad de mostrar contenido HDR. Cuando nos ponemos ante un panel OLED, puede ser tan bueno como el de los últimos iPhone o Samsung, o tirar demasiado a colores fríos (azules) como algunos LG o el del Pixel 2. Aquí tenemos un panel que »azulea», pero solo si vamos buscando ese efecto con ángulos imposibles.

pantalla 20x
pantalla 20x

La pantalla del Mate 20 X se ve muy, muy bien en todas las situaciones, con colores que no son demasiado saturados (y que podemos modificar por software para conseguir el tono perfecto) y que cuenta con modos como el de lectura, que le da un tono amarillento a la pantalla, similar al papel, para cuidar la vista.

Análisis Huawei Mate 20 X

Y, hablando de software, tenemos la opción de esconder el notch con una barra negra, aunque siguen mostrándose notificaciones. Con esto podemos arañar algo de batería extra (aunque no nos hace falta).

El Kirin 980 sigue en forma

Tras años intentándolo, por fin 2018 supuso el momento en el que Huawei entraba, con todas las de la ley, en la gama alta. Por muy buenas que fueran las cámaras de los móviles del P9 en adelante, o el diseño premium de los dispositivos, con aluminio y cristal, si no había un buen procesador, lo demás quedaba en segundo plano.

Las comparativas se hacen con el SoC y, además, es el que marca el rendimiento en áreas como la cámara, el procesamiento de imágenes y los juegos, sin ir más lejos. El Kirin 980 es, repetimos, el desembarco de la compañía china en la gama top de dispositivos. Se trata de un chip con un procesador de ocho núcleos (dos a 2,6 GHz, dos a 1,92 GHz y cuatro a 1,8 GHz) que cuenta con una GPU Mali G76MP10 a una frecuencia de 720 MHz.

En este sentido, el Mate 20 X es exactamente igual que el Mate 20 y el Mate 20 Pro y, como os contamos en sus respectivos análisis (el análisis del Mate 20 y nuestra opinión del Mate 20 Pro), el rendimiento es espectacular. El chip de 7 nanómetros puede con cualquier aplicación, y en el día a día »devora» lo que le echemos. Con los 6 GB de RAM, no hay problemas de rendimiento ni tenemos que estar pendientes de cerrar aplicaciones. Es la tecnología al servicio del usuario, un usuario que no quiere comerse la cabeza al usar el móvil.

  Mate 20 X Mate 20 Pro Mate 20
Antutu 306.750 puntos 302.322  puntos 303.017 puntos
3D Mark OpenGL 4.275 puntos 4.225 puntos 4.266 puntos
3D Mark Vulkan 4.422 puntos 4.231 puntos 4.330 puntos
Geekbench 4 3.403/10.195 puntos 3.383/10.105 puntos 3.362/9.994 puntos

Además de la potencia de cálculo del propio dispositivo, tenemos la NPU. La NPU es el procesador que se encarga de realizar los cálculos de la inteligencia artificial, algo básico para Huawei y sus nuevos teléfonos para utilizar tanto los servicios de IA de la cámara como para la propia aplicación de cámara, algo de lo que hablaremos más adelante.

De esta manera, los cálculos de la IA no consumen recursos del procesador, y en el caso del Mate 20 X (y de los otros dos Mate con Kirin 980) tenemos dos NPU, lo que se traduce en un rendimiento bestial en fotografía y, sobre todo, a la hora de capturar vídeos, pudiendo aplicar efectos al vuelo.

Antes de continuar con el análisis del Mate 20 X, os dejamos una comparativa entre dos de los modos de energía, el »normal», que es el que debemos llevar por defecto, y el de »alto rendimiento», que da un plus al procesador y GPU para rendir algo más:

  Modo normal Modo alto rendimiento
Antutu 273.946 puntos 306.750 puntos
PCMark 7.622 puntos 9.293 puntos
Geekbench 4 3.276 puntos single-core
9.772 puntos multi-core
3.403 puntos single-core
10.195 puntos multi-core
AImark 2.211 puntos 2.211 puntos
3DMark 3.640 puntos OpenGL Sling Shot Extreme
4.973 puntos Vulkan
4.275 puntos OpenGL Sling Shot Extreme
4.422 puntos Vulkan

¿Esto qué quiere decir? Que el modo alto rendimiento, afecta tanto al procesador como a la GPU, »revolucionando» el terminal para para ofrecer una mejor experiencia. Es curioso, pero no extraño, que en el test de inteligencia artificial obtenemos la misma puntuación en ambas pruebas. Los cálculos de las NPU son los que son, y la IA es igual de »lista» en el modo alto rendimiento y en el modo normal.

Ahora bien, ¿necesitamos el modo de alto rendimiento en el día a día? En las semanas que llevamos para el análisis del Huawei Mate 20 X, podemos decir que no. Es decir, la primera estuve con el móvil en el modo de máximo rendimiento, y la segunda en el modo normal. No noté diferencia alguna en las aplicaciones y juegos que suelo utilizar. De hecho, he utilizado bastante el modo »escritorio» del Mate 20 X en el modo »normal», y todo como la seda.

El Kirin 980 »de base» ya rinde de manera espectacular, sobre todo gracias a lo optimizado que está EMUI, y ese modo boost podría ayudar a conseguir un mejor rendimiento en juegos si el móvil tuviera una pantalla con un refresco mayor. Y es que, aunque es un móvil que se cataloga como »gaming», no lo parece.

¿Por qué el Mate 20 X no es un móvil gaming?

El Huawei Mate 20 X llega presumiendo de ser un móvil gaming. En la presentación del dispositivo se comparó con la Nintendo Switch, y si atendemos al rendimiento puro y duro, sí, es un móvil muy capaz. Sin embargo, como podéis deducir de este análisis del Mate 20 X, no es un móvil gaming.

Antes de nada, vamos con una tabla comparativa del rendimiento de tres de los móviles gaming que llegaron en 2018:

  Huawei Mate 20 X Razer Phone 2 Asus ROG Phone
Procesador Kirin 980 Snapdragon 845 Snapdragon 845
RAM 6 GB 8 GB 8 GB
Antutu 306.750 puntos 286.254 299.784
3D Mark Sling Shot Extreme 4.275 puntos 4.619 4.737
PC Mark 9.293 puntos 8.532 9.371

Si nos guiamos por los números, en términos de cálculos, el Mate 20 X está en cabeza, y aunque en rendimiento gráfico está por detrás de los dos móviles con Snapdragon 845, es algo que no se nota en los juegos. ¿Por qué decimos, entonces, que el Mate 20 X no es un móvil gaming?

Si atendemos al análisis del ROG Phone, o nuestra opinión del Razer Phone 2, vemos clara la diferencia entre unos y otro. Y no, no tiene nada que ver con el diseño, estridente en los móviles de Asus y Razer y mucho más »normal» en el de Huawei, sino con las posibilidades de hardware y software.

Empezando por el Razer Phone 2, encontramos un software que nos permite ajustar diferentes parámetros en los juegos (resolución, frecuencia del procesador, opciones para eliminar jaggies, etc) como si de un ordenador se tratara. Los juegos deben ser compatibles, pero los más populares lo son. Además, no podemos obviar la pantalla IPS de 120 Hz.

Análisis Huawei Mate 20 X

El ROG Phone también tiene un »modo juego», aunque no es tan complejo como el del Razer Phone 2, y lo único que hace es »pegar un subidón» a la CPU y GPU, además de dejar que monitoricemos la frecuencia y temperatura. Por otro lado, tiene accesorios »gaming». Vamos, es un móvil pensado para jugar. Ah, y la pantalla es de 90 Hz, OLED.

El Mate 20 X, sin embargo, es sobresaliente en prácticamente todos los sentidos, pero no tiene una pantalla de altos vuelos, los altavoces, aunque sean estéreo, no están colocados en la mejor de las posiciones, no tiene ningún tipo de software específico para juegos y, simplemente, es un móvil muy potente que puede con todo, pero ya está.

Es decir, la experiencia jugando con el Mate 20 X es buenísima por la calidad de sonido, realmente es muy, muy buena, y porque la gran pantalla hace que nos metamos dentro del juego como pocos pueden, pero poco más. Eso sí, sí que tiene una pequeña »pieza gaming» en su interior. Y es que, de la disipación de calor se encarga una pequeña cámara de vapor (como en el Razer Phone 2) que lo que hace es dispersar el calor generado por toda la parte trasera del móvil para mantener más fresco el chip.

Estos son los mejores juegos para Android

¿Funciona? Sí, pero como os contamos en nuestras primeras impresiones, en el podcast de »Estamos probando», no sabemos hasta qué punto es gracias al disipador o a la litografía de 7 nanómetros. Y es que, el Mate 20 y Mate 20 Pro tampoco se calentaban.

Las mejores cámaras de un móvil gaming

La colaboración entre Leica y Huawei nos ha ido dejando, estos últimos años, detalles interesantes en lo que a las cámaras de los móviles se refiere. Sin embargo, en 2018 dieron el do de pecho y sorprendieron con un P20 Pro con tres cámaras principales que ofrecían un rendimiento espectacular.

Análisis Huawei Mate 20 X

Con los Mate 20 repitieron jugada, montando tres sensores que ofrecen una versatilidad sin precedentes. El Mate 20 X hereda las tres cámaras del Mate 20 Pro, tal cual. Así, nos encontramos con un sensor principal de 40 megapíxeles f/1.8, un gran angular de 20 megapíxeles f/2.2 y un teleobjetivo de 8 megapíxeles f/2.4 que nos da un aumento 3x óptico y un 5x híbrido (óptico más interpolado).

Análisis Huawei Mate 20 X

Las imágenes que conseguimos en cualquier situación solo pueden calificarse como espectaculares. Hay dos maneras de »jugar» con las cámaras del Mate 20 X. Una es sin aprovechar la inteligencia artificial, consiguiendo fotografías con una paleta de colores más ajustada a la realidad, aún siendo algo sobresaturadas. Para fotografiar paisajes, es una delicia.

Sin embargo, el Mate 20 X quiere que saquemos partido de la inteligencia artificial, y es aquí donde el teléfono brilla especialmente. Esto es algo que va en gustos, ya que la IA de Huawei dota a las imágenes de un »efecto Instagram» en cada fotografía al saturar los colores de la escena hasta convertirla en irreal, pero si queréis un móvil que haga fotos llamativas, este es el ideal.

Fotos con el Mate 20 X

El trabajo de la IA se resume en analizar la escena cada vez que apuntamos a algo. Si es un paisaje en el que predomine el cielo, la IA lo indicará y saturará el color azul. Lo mismo ocurre con las nubes, el verde de la hierba, la comida o las flores, por poner solo unos ejemplos. Cuando la IA detecta algo, nos avisa y tenemos la opción de »desactivar» el efecto con un simple toque en la pantalla.

Sin embargo, la inteligencia artificial no solo sirve para saturar imágenes, sino para reconocer parámetros dentro de la misma. Si apuntamos a una persona, o un objeto en primer plano, activará el modo retrato automáticamente para lograr el desenfoque de fondo (que, por cierto, ejecuta bastante bien).

Fotos con el Mate 20 X

Si acercamos la cámara mucho a un objeto, utilizará el objetivo gran angular a modo de macro, consiguiendo resultados tan espectaculares como estos:

O estos, utilizando el gran angular:

Fotos con el Mate 20 X
Modo normal…
Fotos con el Mate 20 X
… y gran angular

Además, ya hemos hablado del zoom del teléfono, algo que funciona bien de día, logrando acercar cualquier objeto, y particularmente bien de noche:

Y es que, el modo noche es otro de los atractivos de las cámaras del Mate 20 X. Gracias a la inteligencia artificial, el teléfono captura varias fotografías que funde en una sola para ofrecer un resultado espectacularmente luminoso de noche (y muy artificial, todo hay que decirlo, aunque da el pego). Se trata de un modo de larga exposición que tarda unos segundos en hacer la foto, por lo que debemos estar lo más quietos posible, aunque la IA se encarga de estabilizar la imagen.

Claro está, también tenemos el modo profesional para ajustar cualquier parámetro que queramos, como el ISO, la distancia focal, etcétera. El sensor frontal de 24 megapíxeles también cuenta con IA para conseguir el modo retrato, pero como en el Mate 20, no logra brillar a la altura de otros móviles más punteros en esto (el Pixel 3, sin ir más lejos).

Fotos con el Mate 20 X

En el apartado de vídeo, tenemos captura a 4K estabilizada por la IA, aunque es más »sensato» grabar a 1.080p60. Además, tenemos varios modos de cámara lenta, de hasta 960 fps. Solo nos deja capturar un segundo a resolución 720p y necesitamos muchísima luz en la escena, pero si pillamos el momento justo, puede dar mucho juego.

Fotos con el Mate 20 X

5.000 mAh de batería es una locura, bendita locura

No esperábamos ninguna sorpresa en lo que al rendimiento del Kirin 980 o las cámaras se refiere. Sin embargo, sí que teníamos muchas ganas de ver qué tal la batería del Huawei Mate 20 X. Y es normal, ya que venimos de un Mate 20 y Mate 20 Pro que cuidan este apartado al extremo, con una gran batería, y el Mate 20 X llega con una pantalla mayor, sí, pero con panel OLED (igual que el Mate 20 Pro) y 5.000 mAh de batería (800 mAh más que el Mate 20 Pro).

¿Esto en qué se traduce? En que es una auténtica barbaridad. Si bien las baterías no están siendo más efectivas, sino simplemente más grandes y aguantando mejores velocidades de carga, el contar con un tamaño así, además de un sistema de carga rápida como el de Huawei, se agradece.

Análisis Huawei Mate 20 X

En primer lugar, la batería del Mate 20 X da para dos días de uso intensivo, algo menos si hacemos muchas fotografías. Un uso intensivo se traduce en notificaciones activadas, Wi-Fi permanente, apps como Twitter, Instagram, Slack o WhatsApp que no se cierran en todo el día, algún vídeo de YouTube y alguna partida a algún juego.

Además, hay varios modos para cuidar la batería. Ya os hemos hablado del modo »máximo rendimiento» y »normal». Entre ellos apenas hay unas tres horas de diferencia para el modo estándar. Si cambiamos al modo »ahorro de energía» obtenemos, de media, unas 20 horas más. Lo bueno viene si activamos el modo »ahorro de energía ultra». Ya os hablamos de él en nuestro análisis del Mate 20, pero con la pantalla OLED tiene más sentido. Todo se »apaga», excepto el icono de seis aplicaciones que podemos dejar. 

Mate 20 X

El cargador, con la tecnología SuperCharge de Huawei, carga a un máximo de 3.340 mA y una media de 2.950 mA constantes hasta casi el 80% de la carga. A continuación, os dejamos la tabla de carga del Huawei Mate 20 X en el que podéis ver que en 1 hora 38 minutos se carga el 100%, con el 50% de la batería en poco más de media hora. Por pedir, nos habría gustado tener la nueva tecnología SuperCharge 40W del Mate 20 Pro, pero no podemos, ni por asomo, quejarnos de lo que tenemos entre manos.

Tiempo de Carga Mate 20 X

En definitiva, a nivel de batería, el Mate 20 X no solo va sobrado, sino que nos permite unos dos días de uso con una carga de solo hora y media, algo de lo que muy pocos teléfonos, a día de hoy, pueden presumir.

Análisis Huawei Mate 20 X

Android 9 y EMUI, depende de gustos, pero se mueve que da gusto

Por último en este análisis del Mate 20 X, aunque no menos importante, es recordar que EMUI 9 con Android 9 funciona realmente bien. De nada sirve tener un móvil que derrocha potencia si el software no está estabilizado, y Huawei ha hecho los deberes – también – aquí.

Las capas de personalización chinas, como EMUI o MIUI, de Xiaomi, son cada vez más intuitivas. Beben de las últimas versiones de Android, pero añaden algunas funciones (simplificando o complicando otras) para ofrecer una experiencia algo más completa. Está claro que un Android puro siempre será más rápido, pero EMUI no anda lejos.

Mate 20 X

Hay opciones para todos: para quien quiera cajón de aplicaciones o todas las apps en las pantallas principales; tenemos widgets; la pantalla de noticias personalizadas de Google, la aplicación de IA similar a Google Lens y una serie de ajustes que introduce el fabricante a nivel de software, como Huawei Share o la comentada opción de ocultar el notch y calibrar la pantalla.

Algo muy interesante, que ya hemos comentado, es el modo escritorio. Con un HUB que tenga USB y HDMI, podemos conectar el móvil a cualquier monitor y, tras un par de segundos, se inicia EMUI Desktop, una especie de »ChromeOS» en el que podemos utilizar el móvil como si de un PC con el sistema de Google se tratara.

Análisis Huawei Mate 20 X

Está claro que hay que pulir cosas (el tamaño de las ventanas es enorme), pero hay usuarios que no necesitarán un ordenador en casa teniendo la suite de aplicaciones de Google disponible en el móvil en modo escritorio. No es para los más exigentes, pero igual que con Samsung DeX, es una manera de tener un todo en uno. Eso sí, aquí sí se calienta algo más la parte trasera del dispositivo.

En definitiva: MIUI 9 va fluido, no crashea (excepto la app de la cámara en alguna ocasión) y la experiencia de usuario es muy buena. Eso sí, de nuevo, no hay nada a nivel de software que justifique el que sea un móvil gaming.

Conclusiones: es un Mate 20 con características de Mate 20 Pro

Al final, tras dos semanas para el análisis del Huawei Mate 20 X, podemos decir que, básicamente, estamos ante un Mate 20 con características del Mate 20 Pro. Repite las excelentes sensaciones que nos dejaron los otros dos modelos, tomando prestadas características de uno y otro para crear un teléfono que, por 899 euros, hace que nos planteemos si es necesario pagar más por un móvil.

De entrada, no estamos ante un móvil gaming, y aunque lo pretende, a nivel personal agradezco que no sea así. Lo primero porque el diseño me parece muy, muy bonito, arreglando uno de los problemillas de los dos anteriores (ya no resbala gracias a la trasera estriada), y lo segundo porque es un móvil más versátil que los gaming que hemos visto hasta ahora, sin sacrificar ni un ápice en rendimiento.

Análisis Huawei Mate 20 X

Las cámaras son las del Mate 20 Pro y, por tanto, rinden exactamente igual. Ya habéis visto qué tipo de fotografías conseguimos con el terminal, y aunque no son perfectas en todos los sentidos, son tres cámaras que nos permiten contar con un terminal todoterreno en este aspecto.

La pantalla OLED no tiene la brutal densidad de píxeles de sus hermanos, pero aún así se ve bien y es una delicia para consumir contenido HDR y, además, para cuidar la batería en algunos casos. Y de la batería qué decir que no hayamos dicho ya, una grandísima capacidad, que nos da dos días de uso intensivo, con solo una hora y media de carga.

Análisis Huawei Mate 20 X

Huawei lo ha vuelto a hacer y ha demostrado que sabe hacer terminales de gama top. Y esto sirve para brindarnos un gran teléfono (en todos los sentidos) y para crear expectación por lo que pueden presentar este año. ¡Ah! Hablando de »gran teléfono», si tenéis las manos pequeñas, o queréis un móvil que entre en el bolsillo, mejor mirar a otro lado…