Las últimas actualizaciones para Windows 10, sobre todo la del mes de octubre, han sido bastante negativas para muchos usuarios que han encontrado fallos inesperados y hasta pérdida de controladores necesarios de vídeo o de sonido.

Y es que después de una serie de problemas que obligaron a Microsoft a detener su actualización de octubre 2018 para Windows 10, ahora Microsoft está reanudando la experiencia de actualización automática para dicha versión.

De esta manera, ahora que Microsoft parece que ha podido resolver todos los problemas que existían anteriormente con la actualización de octubre, ha reanudado la implementación por fases en todos los ordenadores con Windows 10.

Pero existe una gran diferencia, a partir de ahora Microsoft se basará en la inteligencia artificial para saber cuándo lanzar una actualización de Windows 10 para los determinados equipos. De esta manera, en base a lo que crea conveniente la inteligencia artificial de lo aprendido anteriormente, diversas configuraciones de equipo recibirían antes o después las futuras actualizaciones.

El hecho de hacer llegar las actualizaciones de Windows 10 mediante inteligencia artificial es algo que se empezó a probar en la actualización de abril de 2018, que se ha seguido perfeccionando en la actualización de octubre del año pasado, y que seguiremos viendo en próximas actualizaciones como la que se espera en abril de 2019.

Con todo eso, la comunidad de usuarios espera que Microsoft sea mucho más inteligente – ahora que se apoya en la inteligencia artificial-, para saber cuándo lanzar o no lanzar una actualización para diversos equipos y así evitar problemas de controladores que han hecho que, por ejemplo, equipos de HP se hayan quedado sin sonido durante varias semanas.