Probamos la tecnología del SUV de Seat: así es el Seat Ateca

Servicio Tecnico provincia de Noticias

Los SUVs están más de moda que nunca. Sin ir más lejos, el pasado mes de julio un SUV consiguió colocarse en primera posición en la lista de los coches más vendidos en España (datos de Anfac). El Seat Ateca es un coche que pertenece precisamente a esta categoría de los denominados como Sport Utility Vehicle, y en esta prueba de la tecnología de Seat hemos podido conocer más a fondo todo lo que tiene que ofrecer este coche desde el punto de vista de un usuario tecnológico.

La tecnología del Seat Ateca es el máximo exponente de la Seat más tecnológica que conocemos a día de hoy. Lo tiene todo: es un modelo al que, además del equipamiento que viene de serie, se le pueden configurar prácticamente todas las tecnologías adicionales que existen en el catálogo de la marca.

Digital Cockpit –es decir, un cuadro de instrumentos cien por cien digital–, visión de 360º grados del exterior, alerta de tráfico posterior… tanto desde el punto de vista del entretenimiento, como también desde el punto de vista de la seguridad, el Ateca es un coche al que merece la pena echar un vistazo a fondo para conocer todo lo que tiene que ofrecer con un precio que parte de los 18.450 euros.

De Seat ya tuvimos la oportunidad de probar el Ibiza (2017), y precisamente tras el reciente anuncio de la introducción del Digital Cockpit en el Arona y el Ibiza (lo que van a recibir ambos modelos es la misma tecnología de instrumentación digital que la de este Ateca que hemos probado) hemos querido aprovechar la ocasión para descubrir ésta y otras tecnologías que ahora mismo se pueden encontrar en los coches de esta marca.

Ahora que ya están hechas las presentaciones, empecemos con nuestro análisis de la tecnología del Seat Ateca.

El Digital Cockpit que este año llega al Arona y el Ibiza

Tal y como os decíamos unos párrafos atrás, uno de los motivos que nos ha llevado a hacer una prueba de la tecnología del Seat Ateca era conocer de primera mano el Digital Cockpit. Este año, Seat ha decidido llevar su cuadro de instrumentos digital a sus dos modelos de referencia ahora mismo en mercado: el Arona y el Ibiza, que se suman a los actuales León y Ateca, y se trata de una funcionalidad que sin duda muchos clientes querrán conocer más a fondo antes de decidirse por su compra.

El Digital Cockpit es un cuadro de instrumentos digital al 99% (ahora os explicaremos el motivo de ese uno por ciento restante) que está representado por una pantalla de 10,25 pulgadas (26 centímetros) que resulta ser completamente personalizable. En cualquier momento puedes elegir qué información quieres ver mientras estás al volante, y hay muchas configuraciones de interfaz disponibles.

Lo que se ve en la pantalla se configura de dos formas diferentes. Por un lado, pulsando sobre el botón de View del volante tienes que elegir qué información quieres que aparezca a los lados de la pantalla: puedes ver una instrumentación más clásica con dos relojes (velocidad y revoluciones) sobre la pantalla, puedes ver un resumen de tu viaje (consumo medio, autonomía restante, tiempo de viaje…) y, si lo prefieres, puedes incluso dejarlo vacío para darle toda la importancia a la información que hayas escogido ver en el centro del cuadro de instrumentos.

Y esa es la segunda parte de la interfaz: una vez hayas elegido qué quieres ver a los lados del cuadro, pulsando sobre los botones de las pestañas centrales te toca decidirte por una vista para el centro de la pantalla. Y tienes más alternativas todavía, ya que en total son seis las vistas que tienes a tu disposición.

Puedes ver el mapa del navegador –y seguir una ruta en caso de que tengas alguna activa–, así como también puedes hacer que se vea a toda pantalla e incluso puedes hacer zoom con los botones del volante; puedes ver la canción que se está reproduciendo en ese momento; puedes ver los asistentes a la conducción que están activos en cada momento… en resumidas cuentas, tú eliges qué se muestra en el cuadro.

Entonces, si todo es cien por cien digital, ¿por qué hemos dicho al comienzo de este apartado de nuestra prueba que se trata de un cuadro digital al 99%? Porque resulta que sí tiene algo de analógico: si os fijáis en los laterales del cuadro, veréis que a cada lado hay un indicador en forma de luces LED. El de la izquierda es para la temperatura del motor, y el de la derecha, para el nivel del combustible. Un pequeño guiño old school.

Tras hacer varios cientos de kilómetros con el Seat Ateca, el mayor detalle que personalmente opino que la marca debería corregir en futuras actualizaciones de su Digital Cockpit es la forma en que se muestra la hora: aparece arriba en el centro del cuadro, y el problema está en que desaparece cuando estás conduciendo y empiezan a salir los límites de velocidad en ese mismo lugar. Y dado que la hora no se muestra en ningún otro sitio (tampoco en el navegador), te encuentras con que no puedes consultarla hasta que no pares… salvo que lleves reloj, claro.

Por todo lo demás, es evidente que la instrumentación digital ha venido a los coches para quedarse. Fabricantes como Volkswagen se han atrevido incluso a sustituir cualquier botón físico por pantallas, y se trata de una tendencia que hemos visto una y otra vez en nuestras últimas pruebas tecnológicas de coches: el Serie 5 de BMW o el DS 7 Crossback son solamente algunos ejemplos de ello.

Un navegador con todo el repertorio habitual de tecnologías

El Seat Ateca que nosotros hemos probado correspondía a la versión Xcellence (un acabado de alta gama), y entre las tecnologías que trae de serie esta versión encontramos carga inalámbrica para el móvil (opcional), faros Full LED, navegador con pantalla táctil de ocho pulgadas, sistema KESSY de apertura y arranque sin llave, dos puertos USB para los asientos traseros (opcional), sistema de visión de 360º del exterior, apertura eléctrica del maletero con pedal virtual… y más tecnologías que tenéis detalladas en este enlace.

Seat sigue fiel a la interfaz de navegador que ya hemos visto en anteriores modelos de sus coches conectados, de manera que en este aspecto no os vais a encontrar con ninguna sorpresa en cuanto a los diseño de los menús. Por supuesto que tenemos compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, así como también sigue existiendo la opción de utilizar MirrorLink.

El navegador cuenta con alertas de tráfico en tiempo real, de tal forma que antes de que llegues a una retención se te mostrará en el mapa un icono en forma de aviso –acompañado de una línea de color rojo durante todo lo que dura el atasco en la carretera– para que lo tengas en cuenta en caso de que prefieras tomar un desvío antes. Todo esto está acompañado por el abanico de tecnologías de Full Link.

Un detalle a destacar es que el navegador dispone de un detector que muestra y esconde respectivamente los menús en función de si tenemos o no delante de él la mano. En cuanto levantes la mano para tocar la pantalla, verás que se muestran todas las opciones que antes habían estado ocultas para permitirte ver el contenido de la pantalla en su totalidad.

Además de la carga inalámbrica, debajo del navegador disponemos de dos puertos USB de carga para el móvil, así como también una entrada de audio jack. En las plazas traseras, como ya hemos mencionado antes, existe un opcional que permite instalar otros dos puertos de carga para los pasajeros que vayan atrás en el coche.

Estos son los mejores cargadores inalámbricos para tu móvil

Nuestra unidad traía el opcional del sistema de audio de Beats, que consiste en un sistema de audio firmado por el prestigioso sello de esta compañía. El único detalle peculiar es que, mientras que los altavoces de los asientos delanteros sí traían el sello de Beats, resulta que los traseros no lo tenían.

Es un equipo de audio que ofrece un buen resultado cuando se reproduce la música de forma alámbrica (ya sabéis que por Bluetooth se pierde mucha calidad por el camino), aunque nos quedamos con la curiosidad de compararlo con el sistema de sonido de ocho altavoces que trae de serie este coche.

Y si eres un verdadero entusiasta del sonido de calidad, te interesará saber que desde el navegador tienes la posibilidad de ajustar al detalle la configuración del audio (ecualizador y subfoower incluidos), así como también en el caso del sistema de Beats existe la opción de ajustar el enfoque individual del sonido hacia cualquier parte del habitáculo.

Dado que el Ateca está disponible en tres acabados diferentes (Reference, Style y el que nosotros hemos probado, Xcellence), para descubrir qué tecnologías son opcionales y cuáles vienen de serie lo mejor será que echéis un vistazo a esta página de la marca. Ahí se indica en una tabla qué tecnologías trae cada modelo.

Una vez en carretera, entran en juego los asistentes

Tal y como ya es habitual en la gran mayoría de los coches conectados del mercado, en el Ateca disponemos de todas las tecnologías de asistencia a la conducción que le podríamos pedir en un coche en 2018: control de crucero adaptativo, frenada de emergencia, detección de ángulos muertos (con alerta de tráfico posterior), detección de peatones… tecnologías que han salvado, salvan y seguirán salvando muchas vidas.

La velocidad de crucero adaptativa se regula desde una palanca que hay tras el volante, y con ella seleccionamos la velocidad que queremos mantener de base y la distancia que queremos respetar respecto al coche que haya delante. En la carretera, en cuanto pongamos el intermitente el coche acelerará hasta la velocidad que le hayamos indicado para permitirnos la maniobra de adelantamiento sin necesidad de pisar en ningún momento el acelerador.

De todos los asistentes a la conducción que trae este coche de Seat, son en total cuatro los que nosotros podemos activar y desactivar a nuestro gusto desde la misma palanca que sirve para utilizar el control de las luces: podemos activar (o desactivar) el Lane Assist, el detector de ángulo muerto, el Exist Assist y el Front Assist. Todo esto se hace directamente desde la pantalla del cuadro de instrumentos.

A través de la cámara que monta en la parte frontal, el Seat Ateca está constantemente reconociendo las señales de tráfico que se encuentra en su camino para mostrarlas en el cuadro de instrumentos. De esta forma, puedes saber en todo momento cuál es el límite de velocidad de la vía por la que estás circulando en ese momento.

Y hasta aquí llega nuestro repaso de las tecnologías del Seat Ateca. Esperamos que con este análisis os hayamos acercado un poco más todo lo relacionado con la tecnología de Seat, y si buscáis una prueba más a fondo de este coche, echad un vistazo al reportaje de nuestros compañeros de AutoBild.es. Porque motor y tecnología, como ya sabéis, desde hace un tiempo van de la mano.